•  |
  •  |
  • END

GLENDALE, Arizona
Una genialidad del receptor Plaxico Burress dio a Gigantes de Nueva York el triunfo en el Supertazón XLII, al imponerse el domingo por 17-14 a los grandes favoritos Patriotas de Nueva Inglaterra, en dramático duelo disputado en el Estadio de la Universidad de Arizona.

Finalmente, los Patriotas fueron imperfectos después de 17 triunfos consecutivos y un amplio favoritismo.

Con un magnífico corte sobre la línea de anotación, Burress se quitó de encima al defensivo para atrapar casi solo el envío de Eli Manning, de 13 yardas en las diagonales, que les dio el triunfo en el Supertazón XLII.

La jugada de Burress arruinó la temporada mágica de los Pat’s, que buscaban emular la hazaña de los Delfines de Miami de 1972, quienes terminaron la campaña invictos.

Una larguísima ofensiva de 9:57 minutos, la más larga en la historia del Supertazón, resultó poco productiva para los Gigantes, luego que tuvieron que conformarse con un gol de campo de 32 yardas de Lawrence Tynes, quien puso la pizarra 3-0 para iniciar el partido.

Cuando por fin entró al emparrillado, Tom Brady se mostró un tanto inseguro y falto de ritmo tras dos semanas de descanso luego del juego de campeonato de la Conferencia Americana, aunque eso no le impidió guiar a su ofensiva hasta la "zona prometida".

Nueva York estuvo a punto de frenar a Brady al forzarlo a intentar una tercera y 10, pero el apoyador Antonio Pierce cometió interferencia de pase en la zona de anotación, que preparó la escena para que Laurence Maroney pusiera el 7-3 con acarreo de una yarda, en la primera jugada del segundo cuarto.

La tónica del juego fue la misma para el inicio de la segunda mitad, con las defensivas como dueñas absolutas del emparrillado, aunque una genialidad del entrenador en jefe de Nueva Inglaterra, Bill Belichick, puso emoción al juego.

Patriotas ya había tenido que despejar el balón, sin embargo, en esa jugada Nueva York tenía 12 hombres en el terreno, situación que notaron los observadores de Belichick, quien de inmediato retó la jugada para ganar cinco yardas por el castigo que le permitió a su equipo mantenerse a la ofensiva.

En el cuarto período, los Gigantes se acercaron lenta pero inexorablemente a las diagonales, hasta que por fin rompió el plano con un balazo de cinco yardas del menor de los Manning para David Tyree que les dio la delantera por 10-7 cuando faltaban 11:05 minutos por jugarse.

Sin embargo, cuando parecía que los de la "Gran Manzana" se encaminaban a la victoria, su defensa dejó de presionar a Brady, quien encontró los huecos en la muralla rival para llegar hasta la zona de anotación.

El receptor Randy Moss, quien había pasado desapercibido toda la noche, se hizo presente en el emparrillado al atrapar un rápido pase de seis yardas de su quarterback para dar la vuelta a la pizarra con un 14-10 que ponía en graves aprietos a los neoyorquinos.

Con 2:42 minutos por jugarse, los Patriotas ya empezaban a destapar la champaña, sin embargo, Manning sacó la casta y guió a su equipo a través de 83 yardas, evitando incluso una intercepción en el camino para completar un pase casi increíble con Tyree, de 32 yardas.

Más tarde, Burress se internó en las diagonales al quitarse al defensivo Ellis Hobbs con un gran corte y atrapar el pase del triunfo, de 13 yardas, para poner el definitivo 17-14 en el marcador y llevarse el triunfo en el Supertazón XLII.