•  |
  •  |
  • END

¿Recuerdan a Suiza en el Mundial de Alemania hace cuatro años? Ese equipo sólo pudo ser eliminado por la vía de los penales, después de no permitir goles en cuatro juegos. Empató 0-0 con Francia, venció 2-0 a Togo y 2-0 a Corea del Sur, igualando 0-0 con Ucrania en los octavos. Su arquero Zuberbuehler fue invulnerable hasta que llegaron los disparos de penal.

Como puede observarse, Suiza basa en la fortaleza de su última línea la ilusión de dar la sorpresa en Sudáfrica. El Director Técnico alemán Hitzfeld impulsa un cambio de mentalidad en un equipo que todavía no dio el gran salto.

Suiza es un equipo en crecimiento que quiere consolidar a sus figuras en el primer plano del fútbol más competitivo del mundo. Después de haber quedado fuera de combate de la máxima competición en Francia 98 y Corea-Japón 02, los suizos accedieron a la Copa del Mundo de Alemania 2006, sin embargo, la mala participación en la Eurocopa 2008, que organizó junto a Austria, le costó el puesto al entrenador Jakob Kuhn y asumió el alemán Ottmar Hitzfeld, que les dio a los suizos otro carácter en el campo de juego. De esa manera logró la clasificación a Sudáfrica luego de ganar el Grupo 2 de las eliminatorias europeas.

Suiza cuenta con una dura defensa comandada por Philippe Senderos, el central del Arsenal de Inglaterra que supo brillar en el pasado Mundial de Alemania, con el agregado del veterano lateral izquierdo Ludovic Magnín (33 partidos y 3 goles en la selección), que juega en el Stuttgart alemán, más Benjamín Huggel, quien se consolidó como segundo central en la última eliminatoria. Así que tienen una muralla en el fondo.

El cambio más significativo con respecto de la última Copa del Mundo se dará en el arco. Ya no estará el legendario Pascal Zuberbühler y su lugar bajo los tres palos será ocupado por el joven Diego Benaglio, del Wolfsburgo de Alemania.

Pero no sólo buenos defensores tiene Suiza. Suma volantes de buen manejo como el talentoso Tranquillo Barnetta, el conductor del equipo, un zurdo del Bayer Leverkusen, clave a la hora de disparar con pelota parada, una de las armas más temibles del equipo. Su fantástica pegada suele encontrar las cabezas de Senderos o Huggel, como en el penúltimo partido por las Eliminatorias, en el 3-0 de visitantes ante Luxemburgo. Los tres goles -dos de Senderos y uno de Huggel-- fueron por aprovechar los centros de Barnetta.

En la delantera, Suiza además cuenta con dos implacables. Uno de ellos es Blaise N Kufo, delantero nacido en Zaire, quien desde su debut en el Lausanne de Suiza, en el 93, lleva marcados más de 200 goles.

Suiza accedió al Mundial gracias a una sólida actuación en el Grupo 2 de las Eliminatorias europeas. Allí luchó hasta la última fecha con Israel, su inmediato perseguidor. En total jugó 10 partidos: ganó 6, empató 3 y perdió 1. Marcó 18 goles y recibió 8. En la primera fecha igualó en Israel (2-2) y luego perdió como local ante Luxemburgo (1-2). Sin embargo, ganó las cinco siguientes fechas en forma consecutiva y fue directo hacia Sudáfrica.