•  |
  •  |
  • END

SANTIAGO, República Dominicana / AP
Giovanni Carrara lanzó cinco entradas en blanco y el relevo venezolano cumplió su trabajo a la perfección en la victoria de los Tigres de Aragua por 5-0 sobre los Yaquis de Ciudad Obregón, ayer lunes en la tercera jornada de la Serie del Caribe.

Venezuela (1-2) consiguió su primer triunfo del torneo y salió a flote, mientras que el conjunto mexicano (0-3) quedó al borde de la eliminación.

Carrara (1-0) controló bien a los bates mexicanos y sólo toleró cuatro hits con cuatro ponches en cinco innings para apuntarse la victoria. Justin Lehr (0-1) cargó con la derrota al tolerar tres carreras y ocho inatrapables en cuatro y un tercio de innings.

Orber Moreno, Víctor Moreno y José Guánchez completaron la ruta y sólo permitieron otros tres inatrapables.

El pitcheo ha sido la constante por los Tigres en el clásico caribeño, y nuevamente sacó la cara por un bateo que desperdició numerosas oportunidades con hombres en base.

Los venezolanos rayaron dos en la tercera. Con un par de outs en la pizarra. Luis Maza y Alberto Callaspo ligaron sencillos consecutivos, Robert Pérez recibió pasaporte y Selwyn Langaigne remolcó a dos con hit.

Pérez empujó a Maza con doble en la quinta; y Callaspo y Langaigne remolcaron las dos últimas en la novena.

Los bateadores venezolanos finalmente consiguieron los hits con corredores en posición de anotar, su gran defecto en las dos derrotas iniciales contra el Licey y las Águilas Cibaeñas.

''Los muchachos pudieron dar los batazos importantes'', comentó el pitcher abridor Giovanni Carrara.

''Gracias a Dios tuve control, pude realizar mis pitcheos'', afirmó.

Su compañero Selwyn Langaigne (5-3), remolcador de tres carreras, dijo que el equipo finalmente se siente más cómodo en el clásico.

''Los otros partidos estábamos un poco fríos, un poco apretados'', señaló. ''Lo que faltaba era el batazo oportuno''.

Ahora, Langaigne confía en que los Tigres comenzarán una racha ganadora.

''Se espera ganar los otros tres encuentros que quedan en la serie'', afirmó.

''Sabemos que tenemos 0-3. Es obvio que es difícil aspirar a ganar la serie'', comentó el manager de los Yaquis de Obregón, Homar Rojas.

''Tenemos que tomarnos el compromiso con la seriedad que debe ser. Voy a hacer lo posible por ganar'', agregó.

México tiene tres partidos pendientes, y necesita una casi milagrosa conjunción de resultados para no quedar eliminado. Si pierde el martes contra las Águilas Cibaeñas se despide del título.

Rojas destacó que los bates mexicanos han logrado conectar hits, pero no con hombres en posición de anotar.

''No hemos podido ligar (juntar varios hits) a la hora de batear'', comentó. ''Damos muchos batazos para doble play y no pudimos anotar carreras''.

Venezuela choca hoy con los Tigres dominicanos, mientras que México se juega la vida frente a las Águilas Cibaeñas.