•   SUDÁFRICA / Enviado a Especial  |
  •  |
  •  |

A pocas horas de ver rodar el balón en el Soccer City y escuchar un rugido que estremecerá al planeta, lo único seguro en esta Copa del Mundo, es la inseguridad. Medio mundo está asustado, inclúyanme por favor, que salí disparado de Johannesburgo para instalarme en el Holiday Inn Express de Roodepoort, pequeña ciudad dónde se puede respirar un poco, eso si, sin cerrar los ojos.

La alegría, los desbordes, las expectativas que provoca una Copa, no han sido “confiscados”, pero el olfato de todos, capta el peligro y eso frena, preocupa, provoca desajustes. Los únicos inmunes a todo esto, son “Los intocables” de la FIFA, que se mueven en otras esferas, que viven en otro mundo, que duermen en hoteles lujosos con costos encima de los 500 dólares diarios, y por supuesto, los jugadores sujetados en sus concentraciones.

La gente de las barras agitadas, conocen de la inseguridad, pero dan la impresión que les vale un pito. En el ruidoso hotel Fans Village, con baños compartidos, lleno de argentinos, chilenos, mejicanos y paraguayos, nada parece alterarles su agenda, pero están tan expuestos como cualquiera. Se habla de un refuerzo de casi 40 mil efectivos en la Policía, lo cual, no es suficiente.

Espere mañana la cobertura completa en nuestro suplemento impreso Sudáfrica 2010

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus