•   Johannesburgo  |
  •  |
  •  |
  • END

Extrañamente, Brasil estuvo entrenando a puertas cerradas. ¿Qué es lo que esconde Dunga? ¿Estará vinculado con el estado físico de Kaká? Esta noche en el Ellis Park, un estadio cargado de historias, visto en la película “Invictus”, esa incógnita va a ser despejada, cuando Brasil salte a la cancha en busca no solamente de su primera victoria en esta Copa, sino de mostrar todo su potencial.

Con Ronaldinho, Pato y Diego, viendo el partido con Corea del Norte por Televisión muy lejos, Dunga cuenta con el relampagueante e impredecible Robinho, el potente y decisivo Luis Fabiano, el músculo y la versatilidad de Felipe Melo, la consistencia de Lucio y Juan, la proyección de Maicon, la sobriedad del eficiente Elano y la seguridad del arquero Julio César, en el intento de una sexta Copa Mundial.

Puede que Brasil no tenga pretendientes para el All Star, pero como equipo, siempre es temido, por ese funcionamiento que consigue con cierta facilidad, que nace del ritmo de samba que cada uno de sus hombres trae por dentro mientras cultivan destreza, garantizando una agitación permanente.

La presencia de Portugal encabezado por Cristiano Ronaldo y Costa de Marfil al impulso de Didier Drogba, convierte el Grupo G, como lo más próximo al calificativo “de la muerte”, y Dunga tratará de sacar provecho de un rival como Corea del Norte, con apenas su segunda participación en este evento, después de haber sorprendido en 1966 derrotando a Italia, y colocando al Portugal de Eusebio contra las cuerdas tomando ventaja por 3-0, que luego fue borrada.

Atravesando por un año misterioso, afectado por una lesión en el pubis que le impidió responder a las exigencias del Real Madrid, el talentoso y creativo Kaká, figura cumbre de Brasil en la conquista de la Copa Confederaciones, asegura estar restablecido y en pie de guerra, algo que descubriremos hoy.

Precisamente por la necesidad de un guía con suficiente experiencia es que se contempló la posibilidad de contar con un Ronaldinho muy mejorado en sus últimas actuaciones con el Milán, pero Dunga lo descartó, igual que Diego, centrocampista de mucha proyección e incidencia, tanto en el fútbol alemán como en el italiano.

En la Copa de 2006, Brasil debutó derrotando a la difícil Croacia por 1-0, con gol de Kaká, y continuó su avance a los octavos de final imponiéndose 2-0 a Australia y 4-1 a Japón. Era un grupo menos complicado que éste.

Brasil en pantalla con el mundo expectante. Ocurre en cada Copa.