•   Johannesburgo  |
  •  |
  •  |
  • END

Ver jugar a Lionel Messi bien vale una misa, hubiera dicho Enrique IV de haber estado en las tribunas del Ellis Park, deleitándose con la geometría fantasiosa que estuvo trazando este argentino frente a Nigeria, capaz de hacer palidecer con su creatividad a un mago como Chris Angels.

El show de Messi atraerá hoy a casi 100 mil en el Soccer City, cuando Argentina con toda su galería de estrellas, excepto Juan Verón, no disponible, busque cómo resolver al ágil equipo de Corea del Sur, vencedor inobjetable de Grecia. De imponerse Argentina hoy, prácticamente asegurará el liderazgo del Grupo B.

Maradona anuncia a Maxi Rodríguez por Verón como único cambio en el grupo que salió a fajarse con Nigeria. Esto ha abierto especulaciones sobre el uso que puede hacerse de Jonás Gutiérrez y la permanencia de Milito en la lista de espera, con Tévez disfrutando de la plena confianza del técnico.

Considerando que Maxi no es apropiado para el trabajo que realiza Verón, cronistas argentinos están a la espera de la propuesta de variantes que hará Maradona, sin descartar ver a Messi un poco hacia atrás, como proveedor de municiones para Higuaín y Tévez.

El juego, que se espera de gran velocidad y posiblemente con un sol brillante que permita una temperatura aceptable, no los 2 grados registrados anoche, está programado para la una y treinta del día aquí, cinco y treinta de la mañana en Nicaragua.

A las ocho de la mañana, se enfrentarán Grecia y Nigeria en angustioso duelo de derrotados, en tanto, Francia y México cerrarán el cartel del día, necesitados de la victoria para evitar el escape de Uruguay, que anoche silenció a Sudáfrica con ese triunfo resonante por 3-0, con Luis Suárez mostrando todo su repertorio y Diego Forlán marcando dos goles, uno de penal, para asumir el liderazgo de la Copa.

México, que lució bien pero falto de suerte contra Sudáfrica en su debut, volverá a presentar pilares principales a Giovanni Dos Santos, Carlos Vela y Guillermo Franco, frente a una Francia que se vio oscurecida frente a Uruguay, pero espera el resurgir de valores que permanecieron ocultos en su debut.

Pese a la derrota de Sudáfrica por 3-0, no hay nada escrito en el equilibrado Grupo A, aunque un triunfador entre México y Francia aclararía un poco el panorama, dejando a los Bafana-Bafana con la soga al cuello, sin que eso signifique el silencio de las vuvuzuelas, pero sí el desvanecimiento de las esperanzas.