•  |
  •  |
  • END

Han sido largas sesiones de entrenamiento durantes las últimas semanas, pero de algo Yáder Escobar está seguro, de que el próximo sábado en Mexicalli, Baja California, México, saldrá como león hambriento en busca de la victoria y del cinturón de la Fundación Mundial de Boxeo (FMB) categoría mínima, 105 libras.

Los riesgos están tomados en cuenta, sin embargo, su disposición es más poderosa para colocar su estado de ánimo en el lugar correcto… Manuel Jiménez, 12 victorias, 1 derrota y 1 empate, será quien cruce metralla con el peleador pinolero.

“Estoy motivado y lleno de optimismo para mi pelea de este sábado. La preparación que llevo es buenísima, al extremo que pocas veces he adquirido la condición física que llevo para este combate”, declaró Escobar.

El púgil capitalino tiene 23 éxitos (15 KO) y 2 perdidas, de hecho los únicos tropiezos de su carrera fueron contra el puertorriqueño Omar ‘Pastor’ Soto en noviembre de 2006 y junio del siguiente año.

Desde entonces Yáder lleva una hilera de 15 triunfos seguidos, que demuestra que sus fracasos sirvieron de algo.

“Gracias a Dios y la preparación que pongo previo a cada pelea me ha brindado grandes resultados. Para este próximo compromiso espero mantener mi ritmo ganador, porque he hecho todo para lograrlo”, afirma.

El rival del nicaragüense es un peleador en ascenso en México y una de las promesas del promotor Erik Morales, quien es el que organiza el programa pugilístico con su promotora Box Latino.

“Tengo entendido que tiene más alcance que yo, pero voy a emplearme a fondo y con un ritmo de pelea adentro buscaré la victoria”, indica Yáder Escobar, quien viaja a México junto a su entrenador Arnulfo Obando, el preparador físico Wilmer Hernández y Carlos Pilato.