•   Los Ángeles / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

Los Ángeles Lakers repitieron título de la NBA --su decimosexto-- y se tomaron cumplida venganza sobre los Boston Celtics (83-79) tras la derrota en la final de 2008, en un partido de baja calidad pero cargado de emociones.

Kobe Bryant --23 puntos y 15 rebotes--, resurgió de sus cenizas en la recta final para liderar con 10 tantos el último empujón de los californianos, que llegaron a perder de 13 en el tercer cuarto.

Pero Los Lakers se dejaron guiar en todo momento por un incomensurable Pau Gasol, autor de 19 tantos y 18 rebotes, con acciones claves a ambos lados de la cancha.

Es el undécimo anillo de campeón para Phil Jackson, el quinto para Bryant y el segundo para Gasol. Bryant fue declarado el Más Valioso de la Final por segundo año consecutivo.

Por los Celtics, que acusaron un bajón de energía en el último cuarto, destacaron Paul Pierce con 18 puntos y 10 rebotes, y Rajon Rondo, con 14 tantos y 10 asistencias.

Los Celtics arrancaron con violencia, ganando el primer cuarto 23-14, pero Los Lakers se fueron asentando. Ganaron el segundo cuarto 20-17, para completar la primera mitad de juego 40-34 a favor de los Celtics. Parejo fue el tercer cuarto, que ganaron los Lakers 19-17.

El último cuarto inició con ventaja de los Celtics 57-53, pero de entrada Los Lakers emparejaron y se produjo un duelo de anotadores… El primer triple de Derek Fisher produjo empate a 64 puntos y los últimos minutos fueron electrizantes.

Habían pasado 42 minutos y todo seguía en tablas. Bryant, con cuatro puntos seguidos, puso adelante a los Lakers por primera vez desde el primer cuarto (68-64), mientras los Celtics, absolutamente bloqueados, se daban de bruces una y otra vez con el entramado defensivo de Phil Jackson.

El "Big-Three" mantenía a flote a duras penas a los Celtics, hasta que Gasol, con un movimiento sideral en el interior de la zona, ahogó a Boston (76-70) a falta de 1:30. Después llegaron tres triples seguidos, obra de Wallace, Artest y Allen, que echaron más leña al fuego, sofocado por dos tiros libres de Bryant y, en los instantes finales, por Sasha Vujacic.