•   JOHANNESBURGO / ENVIADO ESPECIAL  |
  •  |
  •  |
  • END

Estamos metidos en el fondo del baúl de lo impredecible, sin creer en ningún cálculo por muy cerebral que parezca, ni en ningún equipo, excepto Argentina, por mucho favoritismo que lo cobije.

España abrió perdiendo con Suiza en lo que fue el primer gran impacto; Alemania, que tanto había impresionado es sometida por Serbia, equipo derrotado por Ghana; Inglaterra permanece oscurecida con dos empates, incapaz de resolver a Argelia; en tanto Uruguay con una agresividad llamativa, no parece venir de un repechaje, y el equipo de Paraguay, se fajó bravamente con Italia dejándola en entredicho. Agreguen que México humilló a Francia y que Sudáfrica, pese a ser local tiene cara de eliminada.

¡Qué bueno que esté pasando todo esto, porque el interés no decrece!
Hoy, Ghana, que podría ser el mejor equipo africano en el torneo, enfrenta a la devaluada Australia, atropellada por Alemania. Como vencedora de Serbia, vía penal, Ghana necesita los tres puntos para escaparse con seis antes de chocar con una Alemania ansiosa por reivindicarse y asegurar la clasificación.

Si se produce otro imprevisto y gana Australia, los cuatro equipos del Grupo D, se equilibrarán con 3 puntos, y será necesario esperar hasta el miércoles con los duelos Alemania-Ghana y Serbia-Australia. Dos triunfadores, terminan con el problema, pero un doble empate obligará al manejo de álgebra superior, para desatar ese nudo entre cuatro equipos y conocer a los clasificados.

Holanda se enfrenta a Japón con el liderato del Grupo E en disputa. Japón venció a Camerún con el gol de Honda, y Holanda se impuso 2-0 a una desteñida Dinamarca. Naturalmente, no hay duda sobre la superioridad de Holanda, pero ¿cuántas consideraciones previas no han sido ciertas en esta Copa? Sin embargo, se espera una gran demostración del equipo cuyos hilos maneja hábilmente Wesley Sneijder.

El tercer juego del cartel, sin acción aquí en Johannesburgo, enfrenta a Camerún y Dinamarca, necesitados urgentemente del triunfo, confiando en la victoria de Holanda sobre Japón. Lo peor que podría ocurrirles es un empate que dejaría a los dos equipos con la soga al cuello, pero más grave para Camerún pendiente de retar a Holanda, mientras Dinamarca se juega su última carta contra Japón.

La situación es tan presionante, que en España están viendo amenazante a Honduras y Brasil va a tratar de torear el ímpetu de Costa de Marfil, mientras discute la titularidad de Kaká.

¡Cómo atrae la inseguridad! Esta Copa es una prueba de ello.