•  |
  •  |
  • END

LOS ÁNGELES / Reuters

Al recibir por segunda vez consecutiva el premio al Jugador Más Valioso (MVP) de las finales de la NBA, el quíntuple campeón Kobe
Bryant sabe que se ha ganado un merecido lugar entre las estrellas del baloncesto.

Sumando un nuevo capítulo dorado a su ilustre carrera, Bryant superó los problemas de tiro y ayudó el jueves a que los Lakers vencieran 83-79 a Boston Celtics en el séptimo partido de la serie final de la liga, permitiendo que Los Angeles defendiera éxitosamente la corona ganada el año pasado.

Bryant justificó su posición como el mejor jugador de su generación. “Apenas tengo un (campeonato) más que Shaq. Puedes llevar eso al banco”, dijo Bryant a periodistas sobre su rivalidad con su antiguo compañero de equipo Shaquille O’Neal, mientras reía tras el triunfo.

Con esta última corona, Bryant también igualó al base de los Lakers Magic Johnson y se acercó a uno de Michael Jordan, un jugador con el que suele ser comparado.

“Es muy duro para mí poner esa comparación en algún contexto”, declaró Bryant.

“El 90 por ciento de lo que aprendí viene de él. Por lo que esta no es una situación como la rivalidad entre Shaq y yo. Es más como un amor genuino el que siento por él”, agregó.

Al ganar su segundo premio MVP en las finales,

Bryant promedió 28,6 puntos, 8 rebotes y 3,9 asistencias.

Bryant, de 31 años, es sólo uno de los nueve jugadores en la historia de la NBA en ganar el premio MVP en las finales más de una vez, logro que también consiguieron Jordan (seis veces), O’Neal (tres), Johnson (tres) y Larry Bird (dos).