•  |
  •  |
  • END

Juan Carlos Ramírez llegó el viernes a Pensilvania promovido a Doble A para jugar con el Reading, sucursal de los Filis, y este sábado debutó y con una victoria, que calificó como motivadora, “pero espero lucir mejor en la próxima salida, que podría ser contra el Harrisburg, donde juega Ofilio Castro”.

El ex jugador del Clearwater en Clase A recibió jonrones de forma consecutiva en el quinto episodio de parte de Juan Portes y Erik Lis del New Britain, que perdió 9x5 ante el Reading. “Estaba dominando con la recta –con envíos de hasta 97 millas y los de menos velocidad fueron de 90- combinándola con el slider que la estuve tirando bien pero me pidieron usar el cambio y con dos lanzamientos en cambio fue que me conectaron los cuadrangulares”, explica el nica.

Ramírez caminó seis entradas, en las que admitió siete hits, cinco carreras. Le anotaron una en el primero, por cierto sucia, otra más en el cuarto por doble remolcador de Ozzie Chávez y le hicieron un rally de tres en el quinto, por imparables consecutivos de Chris Cates, Portes y Lis, los dos últimos fueron los batazos de vuelta entera. Además ponchó a dos y otorgó dos bases.

“Siempre es importante comenzar ganando pero me sentiría más cómodo si no fuera por esos dos jonrones. La verdad es que sentí la diferencia de venir de Clase A y estar ahora en Doble A. Aquí cualquier descuido te cuesta caro y eso lo aprendí en el primer día que lancé”, cuenta Ramírez, quien lanzó con estadio lleno y con muchos aficionados pidiendo su autógrafo apenas había llegado a su nueva casa en Pensilvania.