•   JOHANNESBURGO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los jugadores de la selección francesa explicaron en una carta, leída a la prensa por el entrenador Raymond Domenech, que el motivo de su rechazo a entrenar hoy se debe a una protesta por la expulsión ayer de Nicolas Anelka del grupo que disputa el Mundial. "Todos los jugadores del equipo de Francia, sin excepción, desean afirmar su oposición a la decisión tomada por la Federación Francesa de Fútbol de excluir a Nicolas Anelka", se indica en el texto.

Anelka había sido desafectado del grupo que disputa el Mundial de Sudáfrica ayer, después de publicarse en la prensa que había insultado gravemente a Domenech en el descanso del Francia-México del jueves: "Que te den por el culo, sucio hijo de puta", habría dicho según el diario deportivo L'Equipe. Horas después de publicarse la noticia en la tapa del periódico, la Federación Francesa (FFF) decidió la expulsión de Anelka.

Sus compañeros, descontentos con la decisión, optaron un día después por mostrar su rechazo a la medida. "Lamentamos el incidente que tuvo lugar en el descanso del partido Francia-México, pero lamentamos aún más la divulgación de algo que sólo pertenece al grupo y que es inherente a la vida de un equipo de alto nivel", indicaron los jugadores en su carta-comunicado. "Tras una petición del grupo, el jugador inició un intento de diálogo. Lamentamos que ello haya sido voluntariamente ignorado", subrayaron.

Equipo sin protección
Los jugadores se refirieron también a la actitud de la Federación Francesa (FFF) en este asunto. "La FFF no ha intentado en ningún momento proteger al grupo. Ha tomado una decisión sin consultar al conjunto de los jugadores, únicamente basándose en hechos publicados en la prensa. Como consecuencia, y para mostrar su oposición a la actitud de las más altas instancias, el conjunto de los jugadores decidió no participar en la sesión programada para hoy (domingo)", añadieron.

Los jugadores dijeron ser "conscientes" de sus "responsabilidades" y de su misión de defender los colores de Francia, representar a los franceses y contentar a los "incontables niños que tienen a los Bleus como modelos". "No olvidamos para nada nuestros deberes. Individualmente haremos todo lo posible y colectivamente también, por supuesto, para que Francia recupere el martes su honor con una actuación por fin positiva", añadieron sobre el partido ante Sudáfrica, en la tercera y última fecha del grupo A del Mundial.

Sobre el césped de Knysna, el capitán Patrice Evra y un preparador físico habían protagonizado un enfrentamiento verbal que motivó la intervención de Domenech para separar a ambos, cuando aún no se sabía que los jugadores se habían negado a entrenar. Poco después, Jean-Louis Valentin, director delegado de la FFF, abandonó el terreno muy enfadado, anunciado a la prensa que iba a presentar su dimisión

Tras su empate ante Uruguay (0-0) y su derrota ante México (2-0), la selección gala tiene pie y medio fuera de Sudáfrica-2010, algo que intentará corregir el martes ante Sudáfrica, esperando además un resultado que le beneficie en el choque entre charrúas y aztecas.