•   Johannesburgo  |
  •  |
  •  |
  • END


¿Pensarán los españoles que ya pasó lo peor? En esta Copa que nos mantiene rebotando en las paredes de la incredulidad, nunca se sabe ¿qué es lo peor que puede ocurrir? Y España, el gran favorito vencido por Suiza, está mirando a Honduras, su rival de hoy en el Ellis Park, con extremo cuidado, con una rara desconfianza, como si no fuera pequeño.

Futbolísticamente, el tamaño de Honduras -número 40 en el ranking de la FIFA-, es poco significativo frente a una potencia que se junta con Brasil en la cima de la montaña, y cuya planilla, haría rascarse la cabeza a la gente de la Unión Europea. Ni se les ocurra una comparación hombre por hombre, porque no tiene sentido.

Un momento, ¿acaso no acaba de empatar Nueva Zelanda, desde el puesto 78, con Italia, todavía Campeón Mundial y número 5? De acuerdo, pero España ha sido durante los últimos años, el equipo más consistente del planeta fabricando resultados y ofreciendo buen fútbol, y consecuentemente el menos expuesto a imprevistos.

La derrota con Suiza, no sólo ha hecho aterrizar a España, sino que la obliga a una reivindicación rápida para enfrentar a Chile sin la menor picazón en su último juego. No creo que alguien crea, que Honduras va a “sacarle la lengua” a España. La posible presencia del “Niño” Torres y Jesús Navas en el abanico ofensivo que presentará Del Bosque, ansioso por agobiar, hace pensar que el equipo centroamericano, enfrentando un medio campo tan diligente y talentoso, encabezado por Xavi, será metido en un desfiladero como el de las Termópilas.

Hace 28 años, Honduras logró un inesperado empate con España, pero eso es historia antigua, aunque no haya ocurrido en la época de los Césares, y tal juego no haya sido descrito por Suetonio. Pies en tierra, hoy se debe escuchar el sonido de esa furia, que fue sujetado por la defensa suiza, que alargó a cinco sus juegos consecutivos en Copas del Mundo, sin permitir goles.

En otros juegos, Cristiano Ronaldo, sin haber podido mostrar su ímpetu destructivo frente a Costa de Marfil, va a moverse entre los zagueros de Corea del Norte, muy buenos en los relevos, pero no lo suficientemente efectivos para controlar la explosividad del portugués.

Pendiente de un juego con Brasil, es obvio que Portugal, a eso de las 5 y 30 de la mañana, necesita imponerse con autoridad a los coreanos para fortalecer su imagen y posibilidades en busca de los octavos de final.

Mientras tanto, Chile, que doblegó a Honduras 2-0, se fajará con los crecidos suizos. El equipo suramericano que dirige el argentino Marcelo Bielsa, es visto con respeto por cualquier rival, pese a no poder contar con su principal artillero Humberto “Chupete” Suazo, todavía bajo sospecha. Así que se espera un duelo muy interesante con Suiza en el Nelson Mandela de Puerto Elizabeth a las 8 de la mañana hora nica.