•  |
  •  |
  • END

Para Everth Cabrera ésta será una semana clave para saber en cuánto tiempo podría estar de regreso con los Padres, luego de que fue enviado a la lista de lesionados por una tensión de tendón de la corva derecha que lo ha mantenido fuera de las Grandes Ligas por más de 30 juegos.

El pelotero de San Diego jugará al menos tres partidos en las menores, para ser preciso, lo hará con el Portland Beavers, sucursal de Triple A, en la Liga del Pacífico. Pero no se descarta que el nandaimeño juegue más partidos en esa categoría para ver cómo reacciona de su lesión y darle tiempo para que tome el ritmo en caso que esté bien.

El manager de los Padres, Bud Black, quiere que Cabrera juegue con Pórtland, porque necesita verlo al más alto nivel posible, y Triple A le parece la mejor opción.

Cabrera había entrenado hace una semana con el equipo grande, corrió un poco y bateó una cantidad de batazos, y no sintió malestar alguno, pero lo ideal para el mentor de San Diego es que el nica se prueba con todas las exigencias que requiere un partido.

El campocorto pinolero lleva 36 partidos sin poder alinear con San Diego, en ese tiempo ha estado dos veces en la lista de lesionados. La última vez que jugó en las Mayores fue el 23 de mayo, apenas 10 días después de que hubiera regresado por primera vez de su lesión en la corva derecha.

“Queremos una recuperación completa y por eso no queremos apresurarnos. Parece que esta vez sí está listo, pero para no correr riesgos es que se le manda a Portland”, expresó Black.

El nica presenta un average de apenas de 212 puntos, producto de 21 hits en 99 turnos. Anota solo ocho carreras en 26 juegos, con siete bases robadas, 23 ponches recibidos y negocia cinco bases por bolas.