•  |
  •  |
  • END

Su ferocidad en el cajón de bateo ha quedado más que comprobada. Enfrentar a Jimmy González es como una invitación a caminar sobre un campo minado sin protección alguna.

El artillero de los Toros de Chontales ha conseguido dimensionar su carrera a base de un comportamiento de altura… Precisamente esa eficacia lo ha llevado a erguirse el título de bateo del Pomares con un respetable average de 423 (208-88).

Ahora colecciona cuatro cetros en campeonatos nacionales de Primera División y uno en la Liga Profesional, además de un título en la Copa Nicaragua.

“Y aún faltan más”, dijo Jimmy en medio de una leve sonrisa, sin una pizca de arrogancia, pero con mucho orgullo. “Me propuse estar entre los mejores y gracias a Dios lo conseguí”, agrega este jugador que en agosto cumple 32 años.

Jimmy saltó a la notoriedad en la temporada de 2000, vistiendo la camiseta de Rivas, en esa ocasión consiguió promedio de 388 puntos (219-85); en 2002 regresó a sus andadas y con el equipo de Chinandega voló hasta los 367 (240-88).

Su tercer liderato lo conquistó en 2003, con Granada, al resumir 405 de average (215-87), en 2004 fue el mejor en la Copa Nicaragua, con Chinandega, al batear 489 (47-23). Su radio de acción llegó hasta la liga profesional el año pasado, una vez más al servicio de los Tiburones, y obtuvo 363 puntos (204-74). Y ahora suma su reciente trofeo.

“Esto ha sido el resultado de mi trabajo en los entrenamientos. Me preocupo por brindar un buen desempeño, ése siempre ha sido mi objetivo”, declara Jimmy.

¿Estás entre júbilo y la tristeza por la eliminación de los Toros?
“Así es. Espero que no se escuche falso lo que te voy a decir, pero preferiría cambiar mi título de bateo por la clasificación del equipo a la semifinal. El aficionado de Chontales se lo merecía, se portaron muy bien, como nunca antes había actuado una afición”, admite.

Y aunque tendrá que ver la semifinal y final por televisión, en la comodidad de su hogar o en el lugar de su preferencia, Jimmy considera que hay equipos que tienen muchas opciones de ganar.

“Mis favoritos para salir adelante son Rivas y Bóer, pero me inclino más por el equipo sureño, por su buen pitcheo. Creo que tienen el material humano para quedarse con el campeonato”, menciona González.

De tal manera que el líder de los bateadores del Pomares y que vestirá el uniforme del Chinandega en la próxima Liga Profesional, tendrá que resignarse y mirar los ‘toros’ de largo.