•   Johannesburgo  |
  •  |
  •  |
  • END


La sed de grandeza de Cristiano Ronaldo es infinita, y no lo oculta. El extraordinario jugador de Portugal todavía no registra una actuación cumbre en Copas del Mundo. Estuvo en cinco de los seis juegos realizados por Portugal en Alemania hace cuatro años, y pese a ese ímpetu demoledor que lo ha caracterizado, fue limitado a sólo un gol contra Irán, y de penal. Aquí en Sudáfrica, lleva un gol en dos juegos, pendiente todavía de la explosión que puede producir su mezcla de furia con destreza, tantas veces mostrada con el Manchester United y el Real Madrid.

¿Será hoy contra Brasil la gran noche que Cristiano Ronaldo ha estado imaginando durante tanto tiempo? Ése es su reto y una de las grandes atracciones de un duelo a realizarse en Durban, con el liderato del Grupo G en disputa. A Brasil le basta un empate para ser inalcanzable, mientras Portugal necesita vencer para saltar hacia la cima.

“No vamos a marcar en forma especial a Cristiano Ronaldo. Portugal ofrece varias preocupaciones”, ha dicho con sobriedad Lucio, uno de los centrales brasileños, con gran proyección ofensiva, para quien Cristiano --sin radio de acción fijo-- puede convertirse en una pesadilla. Mantener a los zagueros brasileños pendientes de sus vertiginosas escapadas, quitará capacidad de agresión a Brasil, que presiona más cuando sus laterales se integran a las gestiones.

Qué mejor escenario que estar contra Brasil para impactar. Cristiano es de los que crece bajo presión, y aunque no basta sólo él para derrotar a este Brasil con menos pimienta que otros pero mostrando mucha firmeza, la incidencia que pueda conseguir en el desarrollo del partido, adquiere una gran importancia en busca de desequilibrar.

Brasil no tiene una figura dominante de ese calibre. El equipo de Dunga puede cambiar de factor clave en cada juego, y fundamenta sus mejores opciones en el tránsito de la pelota por el mediocampo, donde inadvertidos como Felipe Melo, aceleran la progresión del balón, y Gilberto no pierde tiempo en las entregas. Saliendo de un bajón de voltaje con sus dos goles frente a Costa de Marfil, Luis Fabiano se ha reactivado como amenaza.

Con el posible retorno de Pepe, y Deco en duda, Simao, Tiago y Liedson deben funcionar como los grandes soportes de la fogosidad de Cristiano Ronaldo, mientras Corea del Norte y Costa de Marfil, sin motivación, se encontrarán en Nelspruit, y en el Grupo H, España revitalizada, intenta derrotar al difícil equipo chileno, y desplazarlo del liderato a golpe de martillo, es decir por diferencia de goles.

La jornada tiene esos dos partidazos: Brasil-Portugal a las 8:00 am, y España-Chile a las 12 y 30, con Suiza buscando cómo superar a Honduras para sumar 6 puntos. De ocurrir eso, un empate Chile-España, elimina al previamente gran favorito.

Lo más complicado sería presenciar victorias de España y Suiza, forzando un triple empate con Chile. Tendríamos que recurrir al teorema de Pitágoras para saber quién muere.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus