•   Johannesburgo  |
  •  |
  •  |
  • END

Después de la brusca y dolorosa salida de Brasil de esta sorprendente Copa del Mundo, Argentina se convierte en la gran posibilidad de otra conquista para Suramérica, pero para seguirle dando forma a esa pretensión, necesita vencer al poderoso equipo alemán, hoy, en Ciudad El Cabo, un duelo impredecible que requiere ver en acción a Lionel Messi con todas sus luces encendidas.

Alemania, inesperadamente vencida por Serbia, es un equipo muy compacto, capaz de imponer una agresividad agobiante, con el impulso de jóvenes leones como Oezil y Müller, imparables en los últimos juegos, pero Argentina tiene al genial Messi, el mejor jugador del planeta, y espera que siga iluminado hoy, para guiar a su equipo al avance a las semifinales.

Desconectando a Messi, algo que cuatro equipos no han conseguido, es obvio que se corta mucho de la inspiración, capacidad de maniobra y profundidad de las ofensivas que realiza Argentina, con el vértigo de Tévez y la contundencia de Higuaín. Pero Messi, que sabe moverse hacia atrás y los costados sin perder enfoque ni incidencia, es difícil de controlar, y como puede resolver por su propia gestión, se convierte en un peligro inminente en todo instante.

El equipo de Maradona, invicto y con 10 goles en cuatro juegos, podría tener de regreso al central Walter Samuel, mastín del Inter, si los médicos aseguran se encuentra en plenitud. Samuel y Demichelis, quien ha sido cuestionado, estarán por el centro, con Heinze y Otamendi por los costados.

Con un mediocampo tan vigoroso y de proyección como el que tiene Alemania con Oeziel adelante, como estupendo soporte de Klose y Podolski, combinando esfuerzos con Schweinsteiger y Khedira, el equipo gaucho necesita de la efectiva contención de Mascherano y de la firme presencia de Maxi Rodríguez.

Para los que anotan, Argentina y Alemania se han enfrentado 18 veces, con 8 victorias albi-celestes, 5 germanas y 5 empates. Argentina ha marcado 25 goles por 23 de Alemania.

Por la noche en esa refrigeradora que es el Ellis Park, aquí en Johannesburgo, España se enfrenta a Paraguay, equipo de reconocida dureza en el marcaje y con aptitud para los contragolpes, aunque sin las individuales que responden a las ideas de Vicente del Bosque.

Me decía Ramón Besa, el brillante columnista del diario El País, de España, en plática sostenida ayer en Doble Play, que las habilidades del equipo español para dominar el escenario y sacar provecho de atacantes tan mortíferos como Villa y Torres, aunque éste todavía no marca, deben provocar desajustes en el hermetismo mostrado por la defensa paraguaya.

Ramón confía en la solidez de esa defensa encabezada por Piqué y Puyol, con Ramos y Capdevilla, para frenar el accionar del creativo y desconcertante Lucas Barrios, quien contará con el apoyo decidido de Roque Santa Cruz y Cristian Riveros.

Hoy en Ciudad El Cabo y en Johannesburgo, se despejarán las dos últimas incógnitas de cuartos de final.


dplay@ibw.com.ni