•  |
  •  |
  • END

La defensora del título de Wimbledon, la estadounidense Serena Williams, despertó a los quince minutos de comenzar la final para arrollar con su saque a la rusa Vera Zvonareva, por 6-3 y 6-2, y dejar a su rival decepcionada por su derrota, tras verse incapaz de jugar como quería en su primer asalto a un Grand Slam.

La estadounidense recogió hoy su cuarto trofeo en Wimbledon después de un duelo disputado con sus habituales pendientes largos y con una gargantilla prestada por su hermana Venus, eliminada en los cuartos de final de esta edición.

“Venus me lo dio para ganar y ahora no se lo quiero devolver”, dijo Serena Williams, número uno del mundo, recién terminada su sexta final en el All England Club, donde saludó y dio las gracias a toda su familia que la seguía desde las gradas y al resto de su público.

Su imponente presencia no apareció hasta el minuto 17 de partido en el césped de la “Central”, abarrotada bajo un tímido sol. Se disputaban el quinto juego, con el servicio para la estadounidense, y un 30-30 le hizo reaccionar.