•  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni

Blake DeWitt quien cometió el costoso error en el primer inning; los anestesiados bateadores dodgers y esos brazos del bullpen que sepultaron las esperanzas de resurgimiento, no se atrevían a levantar sus miradas hacia Vicente Padilla, culpable sólo de repetirle en el mismo turno, esa curva flotante a Ike Davis, que la envió sobre la pared del jardín central.

Un veterano con más de 100 victorias, el derecho pinolero sabe que está constantemente expuesto a estas variantes, pero puede que el verse sin respaldo, le haya dolido más que en otras ocasiones porque el pitcheo dodger venía de construir dos blanqueadas consecutivas, y él en lo particular atesoraba una racha de 14 scones.

Vicente muchas veces da la impresión de ser inexpresivo, inmune a las emociones, sin exteriorizar la menor molestia, como dispuesto solamente a tomar lo que la vida le ofrezca. Bueno, eso es aparente, porque su capacidad combativa ha sido puesta a prueba lo suficiente. Es el pitcher del gesto duro, rechinar de dientes, tendones resaltados, y que suda furia sin el menor temor a cualquier riesgo.

“El jefe estuvo sensacional”, dijo el manager Joe Torre refiriéndose al alarde de 17 retirados en orden, esperando apoyo inútilmente. “Fue económico con su pitcheo utilizando 77 lanzamientos y mantuvo el marcador, pero el equipo nunca despertó ofensivamente”, agregó quien posiblemente confíe más que cualquier otro en Padilla.

Joel Sherman del “New York Post”, apuntó que la evolución de Padilla le permite ahora sacar provecho a la combinación de sus lanzamientos, dosificando su esfuerzo. “Ha aprendido que el pitcheo de poder no lo es todo, sino un recurso más, y que ponchar sólo es esencial en ciertas circunstancias”.

Dylan Hernández del “Angeles Times”, dijo que Padilla está dando muy pocas oportunidades a los adversarios, pero el bateo de los Dodgers aprovecha muy pocas oportunidades y eso limita las opciones. Poco a poco, Hernández se ha convencido del crecimiento del nicaragüense como pitcher. “Su trabajo ha sido muy consistente a lo largo de sus últimas siete aperturas y es de esperarse, un aporte de recta final parecido al ofrecido en el 2009”, apunta en su blog.

David Waldstein quien cubre a los Mets para el “New York Times”, reactiva la admiración que siempre ha provocado el material de Padilla. “Fue uno de esos duelos que vale la pena ver, porque tanto Santana como Padilla, mostraron todos sus pitcheos con mucha efectividad. El derecho de los Dodgers se ha establecido para beneficio de Joe Torre, metido en una difícil pelea en el Oeste de la Liga Nacional”.

La próxima faena de Padilla está programada para el jueves contra los Padres en San Diego, y Everth Cabrera, cerrando una importante serie de tres juegos antes de seguir hacia San Francisco.

Ayer, los Dodgers blanquearon 1-0 a los Mets con pitcheo de ocho ceros de Clayton Kershaw, quien mejoró a 2.96 su efectividad logrando su décima victoria. Los abridores de Joe Torre trabajan para 1.20 en los recientes nueve juegos, pero la ofensiva sigue muy poco productiva, lo que naturalmente, preocupa.