•   DETROIT  |
  •  |
  •  |
  • END

Las lesiones de los venezolanos Magglio Ordóñez y Carlos Guillén han terminado de coronar una semana catastrófica para los Tigres de Detroit.

Ordóñez se fracturó el tobillo derecho al deslizarse en el plato en el tercer inning de la derrota 3-2 ante Toronto el sábado, mientras que Guillén se lastimó la pantorrilla derecha, un par de entradas después.

Los Tigres han perdido a tres de sus titulares en seis días. El tercera base Brandon Inge se fracturó un hueso de la mano izquierda el lunes, cuando fue alcanzado por un lanzamiento contra Texas.

La baja de Ordóñez es la que más duele, ya que su ausencia tomaría entre seis y ocho semanas.

Al iniciar una doble cartelera el domingo, los Tigres están situados en el tercer lugar de la división Central de la Liga Americana, a dos partidos y medio de los Medias Blancas de Chicago.

Se han quedado sin su jardinero derecho, el segunda base y el antesalista. Ordóñez batea tercero en el orden ofensivo, Guillén sexto e Inge séptimo.

“No nos queda otra que salir a jugar como siempre”, comentó el jardinero Johnny Damon previo a la jornada del domingo. “Estamos conscientes que estamos sin dos de nuestros pilares, tendremos que asimilarlo”.

Detroit cubrió las bajas de Ordóñez y Guillén al subir de Triple-A a los jugadores de cuadro Jeff Larish y Will Rhymes.

El manager de los Tigres Jim Leyland reconoció que echarán de menos a Ordóñez (.304, 12 jonrones y 59 remolcadas); Guillén (.280, 5, 30) e Inge (.263, 6, 40), pero no dio por acabado a su equipo.

“No vamos a estar poniendo excusas”, señaló Leyland. “Vamos a seguir poniendo mucha energía. También tenemos el liderazgo que te dan veteranos como (Miguel) Cabrera, Damon y otros. Nos irá bien si el pitcheo responde”.

La lesión de Ordóñez también abre la interrogante sobre su futuro tras esta temporada.

El jardinero de 36 años cumplía el último año de su contrato, pero sólo necesitaba 135 partidos como titular y 540 turnos esta campaña, o un total combinado de 270 juegos como titular y 1,080 turnos entre 2009 y 2010 para que su pacto fuese renovado por 15 millones de dólares para 2011.

Ordóñez estaba enfilado para ambas metas, ya que tenía 207 juegos de titulares y 883 turnos combinados entre 2009 y 2010, pero la lesión le complicará la renovación.

“Vamos a jugar al máximo”, dijo Leyland. “Yo mismo tendré que hacer un mejor trabajo y haremos las cosas un poco diferentes, pero eso no es problema”.