•   Esondeportes.com  |
  •  |
  •  |
  • END

Cinco partidos sin hits, dos juegos perfectos y otra perla que fue estropeada por el error garrafal de un árbitro.

La expectativa en las Grandes Ligas es que cada semana se puede ser testigo de una joya de pitcheo. “Es lo que siempre espero. No logro explicarlo”, dijo Mike Krukow, quien lanzó en las mayores entre 1976-89 y ahora es comentarista de los Gigantes de San Francisco. “Es increíble. Creo que es algo fenomenal. El Año del Lanzador”.

El último en lanzar un partido sin hits fue Matt Garza, cuya obra maestra en la victoria del lunes 5-0 sobre Detroit representó en el primero en la historia de los Rays de Tampa Bay.

Garza fue el quinto serpentinero que este año logra la gesta en una campaña marcada por numerosas actuaciones brillantes en el montículo.

La última vez que se completaron cinco juegos sin hits en un año fue en 1991, cuando Nolan Ryan estuvo entre los siete autores de la joya. Es lo que está de moda este año, al extremo que las alertas de un pitcher coqueteando con un juego sin hits es lo habitual.

¿Otra blanqueada? ¿Un juego completo? Eso es para bostezar.

“El pitcheo ha mejorado tremendamente”, comentó el manager de los Rays Joe Maddon. “No sé si el bateo ha declinado un poco, pero el pitcheo ha mejorado bastante”.

Las estadísticas le respaldan
Son 14 las veces que un lanzador ha tenido un juego sin hits hasta el octavo inning este año. Se trata de la mayor cantidad al 26 de julio desde por lo menos 1974, según Stats LLC. En contraste, el año pasado la cifra fue de apenas seis veces. “No sé si existe una explicación”, dijo el piloto de Minnesota Ron Gardenhire. “Son cosa de ciclos y uno va con la corriente”.

CC Sabathia fue quien arrancó la costumbre cuando el 10 de abril se perdió un juego sin hits en Tampa Bay, y después siguieron los juveniles Ricky Romero y Travis Wood, junto a los veteranos John Lackey y Daisuke Matsuzaka.

Claro está que varios más completaron la tarea. El zurdo de Oakland Dallas Braden retiró a todos los 27 bateadores contra Tampa Bay el 9 de mayo, y el as de Filadelfia Roy Halladay hizo otro tanto, 20 días después en Florida, con lo que ésta es la única campaña, además de la de 1880, con un par de partidos perfectos.

Edwin Jackson (Arizona) y Ubaldo Jiménez (Colorado) también lanzaron juegos sin hits, sin olvidar del partido casi perfecto del venezolano Armando Galarraga (Detroit), que se esfumó por el error del umpire de primera base Jim Joyce.

“Es increíble. No le doy crédito. No es nada fácil”, dijo el abridor de los Medias Rojas Clay Buchholz, quien lanzó un juego sin hits en su segunda apertura en las mayores, el 1 de septiembre de 2007. Claro está que varios más completaron la tarea. El zurdo de Oakland Dallas Braden retiró a todos los 27 bateadores contra Tampa Bay el 9 de mayo, y el as de Filadelfia Roy Halladay hizo otro tanto, 20 días después en Florida, con lo que esta es la única campaña, aparte a la de 1880, con un par de partidos perfectos.

Edwin Jackson (Arizona) y Ubaldo Jiménez (Colorado) también lanzaron juegos sin hits, sin olvidar el partido casi perfecto del venezolano Armando Galarraga (Detroit), que se esfumó por el error del umpire de primera base Jim Joyce.