•  |
  •  |
  • END

Al llegar al noveno inning perdiendo la Selección 6x3 ante Puerto Rico, ya organizaba el tema de las grandes frustraciones nicas en eventos internacionales, cuando Adolfo Matamoros, -entonces “un villano” por no completar un doble play en el séptimo, cediendo una de tres carreras-, se embasó por infield hit, poniéndole extra a sus piernas.

El ponche de Renato Morales nos puso más cerca del cadalso, y seguí hurgando detalles, lamentando la forma en que se perdió el martes contra Dominicana… Mario Holmann bateó sencillo al right y Matamoros se fue a tercera… Se estaba presionando… Siguió Jimmy González y puso la pelota detrás del short, remolcando a Adolfo para el 6x4.

Seguía Justo Rivas y me quedé en el juego, escuchando a Miguel y Moisés. Soñamos con un jonrón que le diera vuelta al marcador… Conectó largo batazo al right que hizo levantarse a los aficionados. Era el segundo out. Los boricuas cruzaban los dedos, les faltaba un out para la medalla de bronce.

Fue el momento en que recordaba las palabras de Yogi Berra: El partido se acaba hasta que se termina… Juan Carlos Urbina bateó sencillo al central remolcando a Holmann. Ronald Garth perforó al short y dio el empate a 6… Armando Hernández salió a calentar apuradamente, porque el juego seguía… Fue el momento de Esteban Ramírez, quien bateó sencillo a los predios cortos del left, para remolcar desde segunda a Mark Joseph, quien corrió por Urbina, con la carrera de la victoria 7x6.

Nicaragua, a la que el martes los dominicanos le arrebataron el partido y al menos la medalla de plata, hizo lo mismo con los boricuas, con rally final de cuatro carreras, en uno de los partidos más vibrantes que haya protagonizado en los últimos torneos.

Y el cierre fue espectacular. Después del primer out, el ex big leaguer Armando Ríos le bateó hit a Hernández. Era el momento del relevo y Julio Ráudez hizo lo suyo. Obligó a Phillip Cuadrado a batear a tercera y el doble play dibujado lo impidió la barrida de Ríos. Jorge Jiménez le dio hit, y llegó el gran duelo con Raúl González, quien abanicó el tercer strike.

Fue el momento grande… Abrazados, con lágrimas de felicidad, los peloteros de la Selección, celebraron la gran victoria, esa que parecía lejana, pero que nunca descartaron.

Fue un partido de alternativas. Puerto Rico arrancó con dos carreras en el primer inning, y Nicaragua descontó una en el quinto y le dio vuelta al marcador en la apertura del sexto, con dos carreras sobre batazo de Ronald Garth y error del patrullero central.

Los boricuas empataron a 3 en el cierre por balk de Pineda y se adelantaron 6x3 con tres en el séptimo, sin pensar que dos innings después cambiaría la historia.

Ganó Armando Hernández en relevo de 1.2 innings, y salvó Ráudez… También tiraron Mario Peña, con excelente labor, Pineda, Marín y Berman… Hasta Joseph calentaba… Perdió Manuel Romero, quinto pitcher de seis boricuas que actuaron.