•  |
  •  |
  • END

Nadie pudo con Venezuela. El nivel de destrucción fue impresionante, al extremo de llevarse el título Panamericano de Béisbol Juvenil A (13-14 años) invictos con 6-0 y todos por la vía de nocaut.

Ayer, entre lágrimas mezcladas con sonrisas, el equipo sudamericano festejó la conquista del evento organizado por Nicaragua, al superar por KO y pizarra de 11x1 en cinco entradas a México, un rival que no estaba en los cálculos llegara hasta la fase final.

La demostración de los venezolanos dejó un sentimiento de asombro. Y la opinión generalizada es que muchos de estos pequeñitos tienen material para destacar en el béisbol profesional en un futuro.

Frente a México el equipo dirigido por Julio Antequera, explotó sus cañones y despedazó los brazos del abridor y perdedor, Julio Urias, que aceptó 4 metrallazos (un jonrón), 4 carreras y 2 bases.

Mientras en la acera de enfrente, Wilfredo Terán, quien tiene mucho potencial lanzó disparos que coquetearon con las 89 millas, trabajó 4 inning para dos incogibles, una anotación y 5 abanicados.

A la ofensiva se destacaron: José Herrera, de 3-2, Franklin Barreto, 2-1, con un vuelacerca y 3 remolques, y Jorge Espinoza, de 3-1, con un cuadrangular y una empujada.

Y mientras Venezuela se apoderaba de la dorada y México se quedaba con la plata, en horas tempranas Estados Unidos, que aterrizó al país como favorito y campeón panamericano del 2009, superó a Brasil 6x0 para obtener el bronce.

Jospeh Deemes (ganador), Adam Haseley y Enriko García se combinaron para tirar Juego Perfecto, al retirar en fila a 21 bateadores brasileños.