•  |
  •  |
  • END

Mientras Alex Rodríguez sigue enfrascado en su intento de conectar el único jonrón que lo separa de los 600, los Yanquis siguen cosechando triunfos, y con el poder de sus artilleros luciendo a su máxima expresión.

Ayer Robinson Canó descargó su cuadrangular 21 de la campaña para romper un empate a cuatro carreras con Tampa Bay y darle un triunfo dramático 5x4. Pero también llegaron a una veintena de vuelacercas Mark Teixeira (21) y Nick Swisher (20), quien lo hizo por segundo día consecutivo y respaldó la victoria de Nueva York, asegurada, por cierto, por el 22 salvamento de la campaña de Mariano Rivera, que se da el lujo de tener efectividad de 0.93.

Alex no conecta de jonrón desde el 22 de julio cuando disparó el 599 ante Kansa City. Después de ese trancazo, tiene solo ocho hits en 36 turnos para un promedio de 222 puntos en los últimos nueve partidos.

Los Rangers también decidieron su victoria 2x1 sobre los Angelinos con un trancazo de vuelta entera, en este caso del dominicano Vladimir Guerrero, que remolcó las dos carreras del juego.

Rich Harden (4-3) se adjudicó el triunfo, lanzando para cinco hits y una carrera en siete entradas que por cierto fue producida por el jonrón de Howard Kendrick (8) en el séptimo episodio.

Dan Haren fue el derrotado.

En un cierre de alarido en el Monstruo Verde, David Ortiz conectó doble en la novena entrada que produjo tres carreras para que los Medias Rojas dejaran tendidos a los Tigres 5x4. Fue el 18vo imparable para terminar un partido en la carrera del dominicano, en esta ocasión, hizo un olvidar la mala noche que estaba teniendo el dominicano con dos ponches en cuatro turnos. Deisuke Matsuzaka salió sin decisión luego de tirar seis episodios con ocho hits, cuatro carreras, dos de ellas producidas por el jonrón 26 de Miguel Cabrera. Hideki Okajima (4-3) fue el pitcher ganador tras lanzar de forma perfecta el noveno episodio.

El nicaragüense Everth Cabrera entró como emergente por el abridor de los Padres, Kevin Correi y se ponchó viéndola pasar. Al final, San Diego perdió por segundo día consecutivo ante los Marlins 6x3, en tanto, a Cabrera lo cambiaron de inmediato y no entró a fildear, dejando su promedio en 197 puntos, con su ponche número 46.