•  |
  •  |
  • END

El español Raúl González marcó sus dos primeros goles con su nuevo equipo, el Schalke 04 y lo guió a una victoria ante el Bayer Múnich de Louis van Gaal por 3-1 en la final de la Liga Total Cup, a la vez que encandiló a su nueva afición, que ya lo considera su nuevo ídolo.

Raúl se coronó como la nueva estrella absoluta del club que entrena Felix
Magath y se llevó su primer trofeo como jugador “alemán”, en la liguilla de verano del estadio de Gelsenkirchen y a tres semanas de la apertura de la Bundesliga.

Los bávaros, sin varios de sus internacionales aún pendientes de regreso tras el Mundial, se había avanzado con un gol en el minuto 6 de Deniz Mujic, del segundo equipo, a pase del argentino José Sosa.

Raúl no descansó hasta lograr el empate y se apuntó así lo que en el estadio de Gelsenkirchen se vivió como un “minuto histórico”, el 5: su primer gol con la camiseta del clásico de la Cuenca del Ruhr.

Edu afianzó el resultado, con un segundo gol para el Schalke aún en el primer tiempo -de 30 minutos para el torneo pretemporada-. De regreso de la pausa, Raúl fue por el segundo y lo logró en solitario, en el minuto 33, con una genial vaselina recibida muy celebrada por la afición.

Con esa ventaja se decidió Magath a retirarlo, a doce minutos del final de la liguilla que dio al español su primer trofeo alemán. El marcador no se movió más.

Raúl había debutado el sábado con una victoria 2-1 frente al Hamburgo de otro ex madridista, Ruud van Nisterlrooy, a lo que siguió la final contra los bávaros.

El nombre de Raúl fue aclamado por los 41 mil seguidores en las gradas, pese a que Van Nistolrooy casi le amarga el debut al adelantarse en el marcador y que los dos goles de Schalke, fueron obra de Edu y de Jermaine Jones.

Raúl lleva apenas unos días en Alemania y su rostro e imagen con su nueva camiseta planea por todos los medios. Llegó como superestrella y se comporta como una antiestrella, según destacan los medios alemanes, que alaban su sencillez y simpatía.