• |
  • |
  • END

El primer turno de Everth Cabrera frente al pitcheo de Joe Saunders ayer en Phoenix, fue tan frustrante como todos los que ha tomado desde el 27 de julio, cuando disparó su último hit, sumergiéndose en un slump que parecía estirarse sin fin. Sin embargo, desde el fondo del pozo, con un porcentaje inferior a los .190 puntos, Cabrera resurgió bruscamente enviando señales de vida como bateador disparando tres hits seguidos, mientras los Padres atropellaban 10-1 a los Cascabeles de Arizona evitando una barrida en la serie de tres y sosteniéndose en la cima del Oeste en la Liga Nacional, con dos juegos de ventaja sobre los Gigantes, vencidos 6-3 por Atlanta.

Triple abridor de Everth contra Saunders en el quinto, colocó en posición amenazante la tercera carrera de San Diego; infield hit en el sexto y un imparable al left contra Rafael Rodríguez en el octavo, le permitieron a Everth, quien registró un preocupante promedio de .167 puntos en julio, con sólo 10 hits en 60 veces al bate, recuperarse hasta .202 puntos.

En Milwaukee, durante un juego que los averiados Astros perdieron 11-6 ante los Cerveceros, el derecho pinolero Wilton López, obvió hits del emergente Jim Edmonds y Prince Fielder en el octavo, para alargar a 10 su racha de relevos sin permitir carrera, mejorando a 3.38 su efectividad.

Fue un esfuerzo de 21 lanzamientos, 15 de ellos strikes. Wilton no admite carrera desde el 18 de julio cuando los Piratas le fabricaron dos con cuatro cohetes en un inning.

CASI VEMOS UN NO HITTER

La actuación cumbre de la jornada hay que apuntársela al pitcher derecho de Toronto, Brandon Morrow, quien ponchó a 17 Rays y casi concreta un no hitter, aruinado por un batazo dentro del cuadro de Evan Longoria con dos outs en el noveno, antes del ponche a Dan Johnson para cerrar el juego.

El joven tirador había registrado tres faenas de 9 ponches en la temporada, y por vez primera supera la barrera de los 10, aproximándose a los 20. Tampa sufrió su quinto revés consecutivo y el balance de Morrow es ahora 9-6 con 4.45 en carreras limpias.

Los Filis, lanzados en persecución de los Bravos no necesitaron del mejor Roy Halladay para imponerse 6-5 a los Mets de Nueva York, aprovechando el jonrón 11 de Raúl Ibáñez y el 16 de Jason Werth. Halladay (14-8 y 2.34) fue atacado con 9 hits que produjeron 5 carreras limpias en siete entradas, superando a R. A. Dickey (7-5 y 2.65). La apretada victoria evitó que los de Atlanta, aumentaran su ventaja de dos juegos, liquidando 6-3 a los Gigantes con el látigo de Derek Lowe (11-9) y par de vuelacercas.

dplay@ibw.com.ni