• Pasadena, EU. / EFE |
  • |
  • |
  • END

La pretemporada en tierras californianas concluyó para el Real Madrid con un triunfo por 2-3 ante el Galaxy de Los Ángeles, y el nuevo entrenador del equipo merengue, el portugués José Mourinho dijo que se había hecho un “buen trabajo” pero había que
mejorar.

Mourinho reiteró una vez más que el resultado del partido no era lo importante, sino la manera cómo el equipo reaccionó tras ir abajo en el marcador, pero necesitan todavía “asimilar” más cosas como conjunto.

“De cualquier manera el conseguir la victoria es algo muy válido para nosotros desde el punto de vista de preparación para la nueva temporada”, destacó Mourinho, que calificó todo lo realizado en la concentración de Los Ángeles como “muy positivo”.

El Galaxy inició ganando por goles de Todd Dunivant al minuto 40, tras tocar de último el balón que había rematado de cabeza al poste izquierdo Omar González, y de Landon Donovan por penal sobre el descuento.

El 2-0 a favor del Galaxy reflejaba lo que se había dado en el campo, algo que no le gustó para nada a Mourinho, que aunque insiste que no le importan los resultados de los partidos amistosos, en el vestuario cambió por completo al equipo menos al defensa central argentino Ezquiel Garay.

Los 10 hombres del Real Madrid, encabezados por Iker Casillas, Álvaro Arbeloa, Pepe, Marcelo, Xabi Alonso, Fernando Gago, Cristiano Ronaldo, Pedro León, Sergio Canales y Gonzalo Higuaín, cambiaron por completo el juego y la imagen del equipo.

Como consecuencia también el marcador, con Higuaín, al conseguir los dos primeros de la remontada. Al minuto 52 remató un centro perfecto del portugués Cristiano Ronaldo. Y nuevamente el “Pipita” consiguió el empate a 2-2 cuando se cumplía el minuto 62 al recoger un rechace del portero del Galaxy, Josh Saunders, que había hecho una gran parada al remate de cabeza de su compatriota Garay, para dentro del área hacer un recorte a su marcador y con la derecha sentenciar.

El gol de la victoria llegó al minuto 71 por medio de Pedro León, que recogió también un rechace de la defensa del Galaxy, para disparar potente desde fuera del área y batir por alto a Saunders.