•  |
  •  |
  • END

Si la selección mayor que se vio ayer ante la Sub-20 de Honduras es el fruto de lo que alguien con la calificación de Enrique Llena pretende para reorientar el fútbol y llevarlo a niveles competitivos, no hay duda de que están tan lejos del objetivo, pues en la cancha parecían retroceder en su juego y sin la menor idea de cómo evitarlo.

El equipo juvenil catracho, que a penas fue convocado la semana pasada para este amistoso, ganó 2-1 a la Azul y Blanco, con algo tan simple para triunfar: llegar con pocos toques al marco rival y ser efectivo en sus opciones claras de gol.

Dos tantos de Bonell Ávila (al minuto 30 y 37), amparados en errores de marca, bastaron para sentenciar el juego porque los nicas lo único que cambiaron del primer tiempo al complementario fue la garra con que pelearon, pero sin idea de cómo hacer daño. Lo mejor en ese tiempo fue conseguir el gol del honor de forma casi fortuita, definida por Rafael Baquedano en un balón suelto después de un intento de despeje de los hondureños.

Nicaragua apostó a tener más la pelota con un mediocampo con Juan Barrera, Ismael Reyes, el juvenil Oscar Canales y Remmy Vanegas -de lo mejor- pero después de ver el partido fue inevitable preguntarse a qué jugaban, si con el balón jamás supieron qué hacer. Si a los hechos nos remitimos parecía que la misión de los nicas era evitar que tuviera la pelota el rival y de esa manera resolvían la posibilidad de que tu adversario crearía menos peligro. Pero más allá de eso no tuvo ni pie ni cabeza el partido de los nicas.

Ávila marcó el primer tanto al recibir un centro de Evert Alvarado desde la derecha mientras encontró fuera de posición a Denis Espinoza. El segundo fue al 37 con un balón adelantado y a pesar del esfuerzo de Róger Mejía no pudo evitar el zapatazo del catracho para el 2-0.

En el segundo tiempo, Honduras se dedicó a defender con muchos de sus titulares fuera. Nicaragua con Baquedano de cambio, al igual que Milton Bustos, Axel Villanueva y Kesler Rizo, fue casi nada lo que pudo hacer. Cierto, este juego es el inicio de un proceso con Llena encabezándolo pero veremos hasta cuándo se justifican este tipo de partidos bajo un concepto tan conveniente.


Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus