•   Especial para ESPNdeportes.com  |
  •  |
  •  |
  • END

Vicente Padilla disfruta de mucho éxito en la segunda mitad de la temporada gracias a mejoras en su salud y el uso de un lanzamiento llamado "burbuja de jabón."

El derecho nicaragüense tenía marca de 2-1, 23 ponches, y efectividad de 2.02 en 31 entradas de trabajo en sus cinco salidas desde el receso ocasionado por el Juego de Estrellas.

"Gracias a Dios que las cosas me han salido bien. Estuve un poco mal de salud", manifestó Padilla a ESPNDeportes.com desde su casillero en el camerino de los visitantes en Filadelfia, el miércoles en la tarde.

"Hasta el momento todo está bien en el brazo. Debido a eso y el trabajo que hago me ha ido muy bien", comentó el lanzador de Chinandega, quien estuvo en la lista de los lesionados por cuatro semanas. Padilla sólo ha lanzado 86.2 entradas este año debido a la lesión, con una marca de 6-3, 3.32, en 14 salidas.

El regreso de Padilla al roster de los Dodgers fortaleció a la rotación de Los Ángeles y creó una conmoción cuando comenzó a tirar con frecuencia una curva en cámara lenta con un quiebre enorme que llega al plato entre los 50 y 60 MPH y lleva el nombre de "burbuja de jabón".

El lanzamiento complementa la recta (90 a 94 MPH), la curva regular (70 a 75 MPH) y los demás lanzamientos (slider y sinker) del corpulento abridor que mide seis pies con dos pulgadas (1.80 metros) y pesa 220 libras (99.8 kilos).

Vin Scully, el narrador de los juegos de los Dodgers en inglés para el área de Los Ángeles, bautizó a la curva lenta de Padilla con el nombre 'Soap Bubble' ('burbuja de jabón') porque el arco del lanzamiento le trae recuerdos al legendario locutor de las enormes burbujas de jabón que solía hacer cuando era niño.

"Es un pitcheo que hacía antes pero por el lado del brazo y ahora lo he tratado de mejorar cada día. Ahora lo tiro por encima del brazo igual que mi recta", explicó Padilla.

"Es mucha la diferencia de velocidad entre esa curva y la recta y eso los confunde un poquito", apuntó el pitcher de 32 años.

El lanzamiento de "burbuja de jabón" sumado a su nueva fe en variar la selección de sus presentaciones al plato mejoró la actuación de Padilla contra los bateadores zurdos esta temporada, que sólo le batean un promedio de .147.

El año pasado los zurdos le batearon .303 y en su carrera de 12 temporadas en la Gran Carpa los zurdos le habían bateado .290. "He combinado mejor mis pitcheos rompientes y eso ha sacado un poquito de paso a los zurdos", explicó.

"Padilla ha recuperado su confianza", comentó Manny Mota uno de los técnicos de los Dodgers. "Todos sus lanzamientos están trabajando para él. Su bola rápida, su sinker, su slider, su cambio y su curvita lenta ('burbuja de jabón') también", añadió Mota. "Padilla es un fajador. Es un hombre que ha sido para nosotros, durante el último mes, el lanzador más consistente que hemos tenido".

Perspectivas

Padilla busca seguir lanzando bien en la segunda mitad para ayudar a los Dodgers a conseguir un cupo en la postemporada como lo hizo el año pasado, cuando se integró al equipo luego de ser dejado libre por los Rangers de Texas el 17 de agosto.

El centroamericano logró marca de 4-0, 3.20 en 39.1 entradas con los Dodgers en 2009 para impulsar a Los Ángeles a la primera posición de la División Oeste de la Liga Nacional.

A Padilla le ha encantado jugar con los Dodgers.

"Es una buena organización. Tratan muy bien a los peloteros. Los muchachos en el equipo son muy unidos. Por eso es que este equipo siempre está en la pelea", dijo Padilla, quien no ocultó el interés por seguir en el equipo el año que viene. "Yo siempre estoy interesado. Espero que ellos tomen la primera palabra y me digan que ellos quieran que yo vuelva al equipo. Si ellos tienen la primera palabra, bienvenido sea estar de nuevo en este equipo".

También le encantó que los Dodgers le confirieran el honor de ser el lanzador abridor de su primer juego de la temporada este año.

"Muy orgulloso de que el manager me haya dado esa posición. Al mismo tiempo es malo, porque empecé mal. Si me iban a dar a mí el primer puesto era para que luciera un poco mejor. Pero las cosas no salen como uno piensa si no como Dios quiere", dijo Padilla, quien concedió siete carreras en 4.1 entradas de trabajo en dicho partido.

Padilla se convirtió en el tercer lanzador latino en la historia de la franquicia de los Dodgers en abrir el primer juego de la temporada del equipo. Fernando Valenzuela (1981, 1983-86) y Ramón Martínez (1992, 1995-98) fueron los otros abridores de juegos inaugurales de temporada de Los Ángeles.

Padilla tiene confianza de que los Dodgers lleguen a la postemporada este año, a pesar de que el equipo tenga marca de 59-54 y esté en la tercera posición a siete juegos de distancia del liderato de la División Oeste de la Liga Nacional y a 4.5 juegos del comodín del Viejo Circuito.

"Hasta el último out de la temporada esto no se acaba. Estaremos allí en la pelea. No estamos muy lejos. A ellos (los Padres de San Diego) les puede entrar una racha como la que nos entró a nosotros y perder muchos juegos. Nosotros estamos ganando que eso es lo importante", concluyó.