•  |
  •  |
  • END

Un día después de que Wilton López Sevilla lograra su cuarto éxito sin revés en la campaña con los Astros, volvió a la loma ayer ante los Piratas para hacer de las suyas, y de qué manera. Lanzó otra entrada sin carrera, sin hit, ponchó a dos, respaldando en gran forma al abridor Bud Norris para que se apuntara una victoria 3x2 sobre Pittsburg en el Minute Maid Park de Houston.

Con esta fenomenal actuación el nica llegó a 14 relevos consecutivos sin carrera, propinando 16 ponches con los dos de este sábado, le conectan ocho imparables y solo otorga un boleto en esa racha en la que acumula 13.2 innings. ¿Quién podría refutar con estas cifras el porqué debe ser considerado entre los candidatos a ganar el Novato del Año de la Liga Nacional? Sin embargo, Wilton no parece inquieto por esa posible nominación.

“Siempre he sabido de lo que soy capaz, lo único era que no me habían dado el chance. Aunque debo reconocer que todo me está saliendo muy bien. En todo estoy asesino. Pongo la recta donde quiero, a una velocidad que me gusta (entre 94 a 96 millas por hora), el slider obediente y cuando quiero apretar no me pongo a pensar a quién tengo en el cajón de bateo ni en el marcador, solo en sacar out”, dijo el leonés desde la línea telefónica después de su labor ante los Piratas.

“Por ejemplo, cuando me enfrenté a Albert Pujols no me puse a pensar en quién es Pujols en las Grandes Ligas, lo que pesa como jugador, porque todos los que estamos aquí somos “caballos” y podemos hacer muchas cosas buenas como él. Estoy disfrutando de este momento pero sé que no siempre voy a estar así pero nada me va a hacer rendir. Te dije una vez y te lo repito, cuando regresara a las Grandes Ligas iba a ser para quedarme”, agregó López Sevilla.

Aunque en el campamento de los Astros, muchos le aseguran que es el número uno de los relevistas, cifras en mano, Aristides lo asume de otra forma tan especial.

“No me considero el número uno, si no el último relevista de este equipo, porque si me creo el número uno, puedo llegar a menospreciar al rival. Yo trabajo todos los días con la misma intensidad que cuando vine por primera vez solo que estoy haciendo cosas extras, vengo más temprano al estadio para hacer mis rutinas, correr, hacer más gimnasio y hasta ir estudiando desde ese momento a mis posibles rivales. Esto lo que estoy viviendo es un sueño pero lo tengo que vivir a todo vapor para no bajar la guardia”, comentó el nica.

Wilton mejoró aún más su efectividad a 3.12 con 17 limpias en 49 entradas. “Quiero agradecerle a toda Nicaragua porque están al pendiente de los pocos que estamos en Grandes Ligas. Creánmelo, pienso en todos los aficionados de mi país cuando subo a la loma, pienso en mi León y en que se sientan orgullosos de lo que estoy haciendo acá. Por ellos también peleo todos los días por ser mejor”.