•  |
  •  |
  • END

Sentado en una mecedora en su hogar ubicado en Matagalpa, ciudad al norte de la capital Managua, Carlos ‘Rapidito’ Rueda repetía con sonoro eco en su mente, la decisión de los jueces laterales de decretar empate el resultado de su pelea contra Marlon Márquez el pasado sábado.

“Me siento triste, decepcionado y molesto con ese supuesto empate de los jueces. No sé que pelea vieron ellos, porque a todas luces gané ese combate y ustedes los periodistas así lo han reconocido”, declaró Rueda.

Sin duda lo sucedido con el pugilista matagalpino fue cruel, una traición al verdadero sentido de justicia al que deben apegarse los jueces laterales y árbitros.

Esa noche, que fue más oscura que de costumbre, Armando García, Marcos Francis y Augusto Rojas, fueron los que puntearon de forma idéntica 85-85.

“Fue injusto, me entregué de lleno para esta pelea porque deseaba ganar el título, pero me sorprendí con el fallo”, declaró ‘Rapidito’.

¿Y las dos caídas de Márquez?.. No sé si los laterales no se percataron de ello, pero además del dominio de cinco rounds de Rueda, las dos veces que su rival visitó la lona no parecen haber contado.

A eso sumemos la falta de beligerancia del tercer hombre del ring, Alberto Méndez, quien no hizo el conteo de protección a Márquez, quien puso los guantes en la lona y eso se contabiliza como caída.

Espero que esta crítica constructiva se tomada con un alto grado de madurez por la Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional (Conibop), porque el objetivo es que mejoremos y no se afecte a los boxeadores.