•   BARCELONA / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Con un triplete del argentino Leo Messi, el Barcelona ganó ayer sábado su primer título de la temporada 2010-2011 al adjudicarse la Supercopa de España de Fútbol, tras imponerse por 4-0 al Sevilla en el partido de vuelta disputado en el Camp Nou.

Hace una semana, el Sevilla había vencido 3-1 al Barça en el partido de ida, realizado en el estadio “Ramón Sánchez Pizjuán”, pero ayer el azulgrana dio vuelta a la historia con tantos de Konko en contra (13) y Messi (24, 43 y 90), cada día más rey del Camp Nou.

Un Sevilla desconocido por un juego ramplón se enfrentó a un Barça que, moviéndose a medio gas, lo goleó con tres tantos del argentino Messi, apuntalado en la delantera por el debutante David Villa y el muy inspirado Andrés Iniesta, ambos campeones mundiales con España.

El primer tramo del primer tiempo fue tedioso, con un Sevilla colocado para proteger un hipotético 0-0 y con un Barcelona fuera de ritmo, lejos de su velocidad, aunque dominador del terreno y del balón.

Después del gol en contra que se marcó Konko en el 13, en un intento de alejar un disparo centrado de Pedro, el Barcelona empezó a practicar el juego al que tiene habituado a su afición y el Sevilla encajó mal ese primer gol.

Hasta que en el 24 un pase genial de Xavi al argentino Leo Messi puso al estadio de pie. Messi recibe, amaga al portero, lo descoloca y marca el 2-0 que ya colocaba al Barça a un paso de obtener la Supercopa española.

Mientras los dos equipos jugaban como esperando el final del primer tiempo, la genialidad de Messi volvió a alterar el marcador: recibe un pase del brasileño Dani Alves y, con la derecha, su pierna "mala", el argentino marca el gol del título seguro.

En el segundo tiempo, en el minuto 49, Messi buscó el triplete en una jugada personal por la izquierda cuyo disparo salió desviado.

Pocas posibilidades mostraba tener el Sevilla cuando en el 56, el técnico barcelonista Pep Guardiola dio entrada a los campeones del mundo Andrés Iniesta y David Villa, que debutó en el Camp Nou después de una tremenda ovación por los más de 67 mil espectadores.

Los toques entre Iniesta, Villa y Messi pusieron los pelos de punta a la defensa sevillista, que respondió con la entrada del italiano Luca Cigarini, el argentino Diego Perotti y el goleador brasileño Luis Fabiano.

Con un gol, el Sevilla lograba la prórroga, pero el Barça, a pesar de bajar su rendimiento, seguía creando peligro en cada subida de su última línea, con combinaciones espectaculares entre Messi y Villa, que en el 76 disparó y rechazó el portero sevillista.

Cuando todo hacía creer que terminaba el partido 3-0, Villa pasa a Iniesta y éste habilita a Messi, que marcó su primer tripleta de la temporada y puso el 4-0 definitivo que dio el primer título al Barça esta temporada.