•  |
  •  |
  • END

El pasado viernes 20, producto de una prolongada enfermedad, falleció en Granada, a los 84 años, Eduardo López Cuarezma, una de las “viejas glorias” del béisbol pinolero.

Nació el 26 de marzo de 1926 en el barrio Gancho de Caminos, de Managua, lugar donde Juan Alarcón lo bautizó con el mote de “Gallito”, que lo inmortalizó en la pelota nicaragüense.

Militó en su natal Managua en los equipos de segunda fuerza Solka, Dos Plantas, Rancho Grande, Carmona y Tigres del Caimito.

Carlos Kattengel lo llevó a Primera División con los equipos Boricuas y Bóer. A pesar de su pequeña estatura, 5.4 y media pies, se caracterizó por ser un pelotero pimentoso en la defensa de la segunda base, conformando una formidable llave de dobles play con Napoleón Romero “Arena Blanca”.

Por su destacado desempeño en la Primera División, lo seleccionan para representar a Nicaragua en la XI Serie Mundial celebrada en nuestro país en 1950, recordándose como héroe del juego en que Nicaragua derrotó en emocionante partido a la selección de Puerto Rico. En 1951 participa en los primeros Juegos Panamericanos en Argentina, en 1952 integra la selección que derrotó a Cuba con magnífico pitcheo de Alejandro “El Toro” Canales.

En la Primera División disfrutó de los títulos nacionales logrados en 1950 por los “Pájaros Verdes” y el Boricua, y en 1955 con los Indios del Bóer.

Participa poco en la primera temporada de la Liga Profesional en 1956 con la Tribu.

Una vez retirado de la pelota rentada, participa en la liga semiprofesional organizada por el Departamento de Carreteras, institución en la que laboró por varios años.

En honor a su disciplina y entrega al béisbol, se bautizó un equipo conocido como las Estrellas del “Gallito” López, el que efectuaba partidos de exhibición en diferentes partes del país.

Sus honras fúnebres se efectuaron ayer por la tarde en la ciudad de Granada. Nuestras condolencias a sus familiares. Descanse en paz.