•   CHICAGO / MLB  |
  •  |
  •  |
  • END

Al señalar que su madre necesita que le acompañe, el manager de los Cachorros Lou Piniella anunció que se alejará de su puesto, tras el partido del domingo contra los Bravos de Atlanta, para pasar más tiempo con su familia.

Piniella, de 66 años, había indicado el mes pasado su plan de retirarse al final de la temporada. Se perdió cuatro juegos el mes pasado para estar al lado de su madre enferma en la Florida.

“Mi madre me necesita en casa. No ha mejorado nada desde que estoy aquí. Ha tenido otras complicaciones, y en vez de estar yendo a casa y regresar, creo que no es justo ni para el equipo ni para los jugadores. Por ello, creo que lo mejor será dejar el cargo e irme a casa para cuidar a mi madre”, agregó el piloto.

Antes de su partido del domingo, Piniella tenía foja de 1.835 victorias por 1.712 derrotas (para porcentaje de ,517). Sólo lo aventajan en victorias Tony La Russa, Bobby Cox y Joe Torre entre los pilotos activos de las Grandes Ligas.

Mike Quade, coach de tercera base, quedó como manager interino.

La foja de Piniella con los Cachorros fue de 316-292. Bajo sus órdenes, los Cachorros ganaron campeonatos consecutivos de la División Central de la Liga Nacional en el 2007 y 2008, pero no avanzaron a la postemporada el año pasado e incluso marchan peor en esta campaña con un nuevo propietario a cargo del equipo.

“He disfrutado estar aquí. En cuatro años maravillosos he hecho muchos amigos y hemos tenido éxito, aunque este año ha sido un poco difícil. Sin embargo, la familia es importante y está en primer lugar. Mi madre me necesita en casa y es justamente lo que voy a hacer”, agregó.

Piniella planea intercambiar tarjetas de alineación con el veterano piloto de los Bravos Bobby Cox, quien también se va a retirar al terminar esta temporada.

En 18 temporadas en las Mayores y otras 22 como piloto, Piniella estuvo en cinco Series Mundiales y ganó tres campeonatos.

Piniella comenzó su carrera como piloto en 1986 con los Yanquis de Nueva York y duró en el cargo tres años, incluido un período como gerente general.

Asimismo, dirigió a los Rojos de 1990 a 1992 y los llevó a ganar una Serie Mundial en su primera temporada.

También acaparó la atención nacional en esa época luego que tuviera un enfrentamiento con el relevista Rob Dibble, quien minimizó el incidente y comentó luego que “hemos sido como miembros de la misma familia desde entonces”.

Después de Cincinnati, Piniella tuvo un largo período como piloto de los Marineros de Seattle, equipo con el que ganó al menos 90 partidos en cuatro ocasiones y un total de 116 en el 2001.

Por otra parte, el tres veces ganador del galardón al Manager del Año también dirigió tres temporadas a los Rays de Tampa Bay.

“Tendré mucho tiempo para reflexionar y lo haré. Lo he disfrutado mucho, es un trabajo maravilloso y hay personas increíbles con las que se puede trabajar. Creo que no puedo estar más agradecido con la organización de los Cachorros al poder terminar mi carrera en un lugar como el Wrigley (Field), en una ciudad como Chicago con esa afición increíble”, dijo Piniella.