•   astrosdehouston.com  |
  •  |
  •  |
  • END

No hay duda que en las últimas décadas el departamento de relevo se ha convertido en una de las unidades más importantes de un equipo de béisbol. Es así, porque la era del serpentinero de nueve entradas ya pasó a la historia. Tanto ha desaparecido, que cuando vemos a un lanzador tirando ocho episodios seguidos en un partido, primero pensamos en el número de lanzamientos efectuados y en la durabilidad del brazo. En otras palabras, lanzar un juego completo es una hazaña de otros tiempos.

Como la memoria larga es la mejor de mis memorias, recuerdo nítidamente que el bullpen de mis años mozos, se componía de uno o dos relevistas que usaban cuando el abridor sufría un accidente. Ahora hay que ser un científico para comprender el uso de los relevistas.

Se supone que el abridor complete una salida de calidad de 6 entradas. Si sufre algún percance antes de los seis episodios, entonces entra el relevista medio.

A continuación podría usarse el lanzador de situación que depende del lado que batee el hombre de turno al bate, usualmente lanza contra uno o dos bateadores. Luego viene el preparador que casi siempre lanza el octavo y, por último, el taponero. Algunas veces el preparador trabaja dos entradas, todo depende de la estrategia del dirigente.

Por esas rarezas del destino, el primer serpentinero nica en la historia de los Astros, el derecho Wilton López fue convertido en preparador, papel que ha desempeñado a cabalidad desde el día que lo subieron de las Ligas Menores. Tan bueno ha sido su rendimiento, que ya la prensa comenzó a comentar de su fiereza, su control y su valentía. Sin importar lo crítico, lo ardiente y lo humeante de la situación, el dirigente de los Astros Brad Mills, recurre de inmediato a su mejor apaga fuegos, al bombero de León, Nicaragua para evitar que anote el otro equipo.

A estas alturas, decidí averiguar con Mills acerca de lo que significa López para los Astros: “He aquí un tipo que viene todos los días con una gran actitud”, dijo a secas. “Siempre luce una sonrisa en el rostro y está listo para subir al montículo a diario.

Al principio discutimos el tema de ponerlo en la rotación como abridor, pero todo parece indicar que Wilton prefiere ser parte del bullpen donde tiene la oportunidad de lanzar todos los días. Y ese tipo de actitud que camina mano a mano con su habilidad y, el repertorio que tiene es muy especial”.

Por lo que he visto en toda una vida de béisbol, un lanzador de la naturaleza y capacidad de Wilton, puede ser empleado para todo y el preparador está a solamente un paso de ser taponero.

Según el ex ligamayorista Alex Treviño, los abridores son los que usualmente se convierten en cerradores, y para tener éxito deben intimidar al bateador al estilo Don Drysdale, Bob Gibson o Nolan Ryan. Y encima de todo eso, el preparador es el que tira strikes desde su comienzo y reduce la base por bolas a la mínima expresión.

López, en su propio derecho, es todo eso y con una salud y juventud que da envidia. “En lo que se refiere a la experiencia de Liga Mayor, Wilton aún está joven”, enfatizó Mills. “No hay razón para pensar que no tenga lo que se necesita para ser taponero”.

Wilton aún está en su primer año de ligamayorista y si continúa comportándose como lo ha hecho en esta temporada, los Astros lo tendrán para rato. “No hay duda. López, lo tiene todo y estará con nosotros por mucho tiempo”, terminó diciendo el dirigente.

Bernardo Falla ha cubierto y seguido a los Astros por dos años como cronista del rotativo Houston Chronicle y con respecto a Wilton, expresó exclusivamente para nosotros que: “Wilton ha demostrado no solamente enfoque. Puede hacerlo todo en el montículo, es una persona que quiere lanzar todos los días, y una vez me dijo que iba a lanzar hasta que se le cayera el brazo. Y esa es la actitud que un dirigente como Mills y un equipo como los Astros necesitan. En otras palabras ha sido todo y más de lo que esperaban de él”.

Las características de serpentinero de López ya son ampliamente conocidas, pero hay algo de su personalidad que atrae a los que lo rodean: “Me gusta Wilton porque es humilde”, comentó Falla. “Y porque lleva esa humildad al montículo, pero también me gusta porque es súper competitivo. Y eso se refleja mucho cuando lo ves salir corriendo del bullpen a toda máquina”.

Como Falla ha cubierto detenidamente la actuación de López en el Parque Minute Maid de Houston, y también cuando el equipo sale en gira, le pregunté acerca de cuál de las tres especialidades monticulares, abridor, preparador o taponero describía mejor al joven lanzador.

“Yo creo que él puede desempeñar las tres funciones”, manifestó Bernardo. “Soy del parecer que lo que le conviene más por el tipo de serpentinero que es, y por las ganas que tiene de lanzar todos los días, es la de taponero; pues eso le facilitaría la oportunidad de jugar dos o tres días seguidos, y podría ser un taponero tremendo porque con las ganas de vivir y lanzar que tiene Wilton, debe aprovechar ir al montículo casi todos los días. Como abridor, solamente podría lanzar una vez a la semana”.

Para que un lanzador pueda mantenerse en Las Mayores, sin lugar a dudas, debe poseer un tremendo repertorio: “Yo creo que Wilton tiene suficiente talento, pero aún más que repertorio tiene campo para mejorar y aumentar ese repertorio. Recordemos que este muchacho es relativamente joven y si pudiera aumentarlo con un par de lanzamientos extras, sería un serpentinero de primer orden”.