•   EFE / END  |
  •  |
  •  |
  • END

El Manchester City, con David Silva en el banco, puso en funcionamiento su arsenal para alimentar las penurias del Liverpool, paulatinamente debilitado, sumido en el deseo de marcha de sus integrantes, incapaz de responder a las exigencias de su adversario, liderado por el olfato del argentino Carlos Tévez.

Lejos de la resistencia que ofrecía en temporadas anteriores, el Liverpool apenas queda a expensas de las gotas de calidad que ofrece el talento de los futbolistas supervivientes en una plantilla que se desintegra. Entre ellos, Fernando Torres, uno de los pocos que se salvó de la pinta gris del equipo.

El penúltimo capítulo está pendiente del centrocampista argentino Javier Mascherano, a un paso del Barcelona. El volante sudamericano rechazó formar parte de la convocatoria de Roy Hodgson. Quiere también marcharse el holandés Dirk Kuyt, aunque formó parte del once inicial, maneja también la posibilidad de cambiar de club.

El City, consciente de su potencial, impuso un ritmo alto. Antes del cuarto de hora ya tenía el encuentro de cara, cuando Gareth Barry aprovechó un centro de James Milner.

El bloque del italiano Roberto Mancini no decayó en intensidad ante un rival que careció de capacidad y argumentos para la reacción.

Tras el descanso, el castigo fue mayor para el Liverpool. Una jugada de infortunio, tras un córner y un desliz del meta español Pepe Reina, puso más cuesta arriba la empresa. Un cabezazo de Micah Richards tras un córner propició un barullo en la línea de gol. Tevez, atento, la rozó ante la desorientación del portero español y el balón fue hacia la red.

Los reds reaccionaron con orgullo. Y en un ataque dispuso de una triple ocasión de gol. Steven Gerrard, con un disparo desde fuera del área, tiró al palo. Los rechaces rematados a continuación por el francés David Ngog y Fernando Torres fueron magistralmente desviados por el meta Joe Hart.

Después, un penal cometido por el eslovaco Martin Skrtel sobre Adam Johnson fue transformado por Tevez, que puso el 3-0.