Francisco Jarquín Soto
  •  |
  •  |
  • END

Después de lo mal que se vio la Selección Nacional de Fútbol ante la Sub-20 de honduras, contra la que perdieron 2-1 el 11 de agosto, es difícil imaginar que se puede jugar peor. Por eso hay que darles el beneficio de la duda, y pensar que para el juego de vuelta, hoy en Comayagua, Honduras, pueden mejorar, aunque deberíamos preguntarnos si se tiene para ver ese cambio.

El técnico de la Azul y Blanco, Enrique Llena, se quejó después de aquel encuentro de que sus pupilos no hicieron mucho para resolver, a pesar de que se tuvo en buena parte el control del balón.

Pero también es justo decir que en la medida en que un estratega influye en la actitud y accionar de sus jugadores, de esa manera se puede medir lo exitoso que puede ser un técnico. Porque de lo contrario, las excusas seguirán reemplazando el trabajo que se debe hacer en la cancha y entonces habría que preguntarse si en realidad se es capaz para el puesto.

Variantes serán pocas. Wilbert Sánchez adelante quizá con Rudel Calero, teniendo como volantes a Juan Barrera e Ismael Reyes, mientras que Remmy Vanegas podría seguir actuando como un volante mixto acompañado por el juvenil del Real Estelí, Oscar Canales. Donde podría haber algunos cambios es en la defensa luego de que en el primer partido Carlos Alonso se vio un poco lento y aunque Roger Mejía tuvo sus buenos momentos pesó más lo mal que estuvo en la marca en los balones adelantados que pusieron constantemente los catrachos.

Denis Espinoza debe ser el indiscutible portero titular, pues sigue siendo el factor más seguro en la línea defensiva porque muchas veces que fallan sus compañeros, él se las ingenia para resguardar su cabaña.

Buscar una victoria sobre la selección juvenil de Honduras para el técnico Llena debió ocurrir sin problemas en el primer partido según sus propias palabras pero si a los hechos nos remitimos, sería muy atrevido asegurarlo ahora, a menos que haya ocurrido una revolución futbolística en el campamento de la nacional en las últimas dos semanas.