•   MADRID / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El nuevo Real Madrid del portugués José Mourinho se presentó ante su afición en el Trofeo Santiago Bernabéu frente a Peñarol de Uruguay, donde demostró encontrarse en pleno proceso de construcción, con numerosos aspectos por pulir, pero esperanzadores gestos de calidad engrandecidos por un bello gol de Di María.

Los trazos de Mourinho se dejaron ver con la elección de ‘Lass’ Diarra como lateral derecho, la apuesta por dos medias puntas juntos -Canales y Özil- y la presencia de Cristiano Ronaldo pegado a banda. Pero el Real Madrid sigue jugando, de momento, a impulsos. Con el nuevo 7, dejado por Raúl González, como máxima expresión.

Cristiano es la referencia, para lo bueno y lo malo. Lo mismo deja una jugada repleta de gestos de calidad y detalles técnicos al alcance de muy pocos ena el mundo, como se enzarza en guerras absurdas. Con ese factor no contaba Mourinho, que tendrá que corregirlo. En un amistoso, enfadado por dos decisiones arbitrales, tuvo que ir al vestuario antes de tiempo por dos entradas a destiempo. Son esos momentos en los que nada le calma.

Tomó el mando Xabi Alonso, que asume los galones en la construcción con Khedira como destructor, para mejorar la cara de su equipo en el segundo acto. Fue cuando el pique de Cristiano lo convirtió en fútbol. Ángel y demonio el portugués lideró el ataque.

En sus botas tuvo el primer gol en tres ocasiones consecutivas en las que brilló Sosa. Fue cuando llegó la mala noticia de la noche, la lesión de Fernando Gago. Llevaba el argentino diez minutos sobre el césped cuando no pudo continuar. La entrada de su compatriota, Ángel Di María cambió el encuentro.

Su velocidad en la banda izquierda, sus gambeteos volvieron loca a la defensa chilena. Después de dos cabezazos de Benzema y Ramos, y un gol anulado a Marcelo Sosa por fuera de juego, Di María dejó la jugada de la noche. Robó un balón en su presión, se lanzó un auto pase, sentó a otro rival con un doble recorte y superó con tranquilidad la salida del portero rival. Un golazo.