•   El País / END  |
  •  |
  •  |
  • END

Era Turquía convertida en una tierra de gigantes. Los edificios más emblemáticos de Estambul, empequeñecidos ante las sombras de Pau Gasol, Kobe Bryant, Tony Parker y Andrew Bogut, que rebotaban el balón desde las alturas.

Un espectacular vídeo promocional con el que los organizadores del Mundial de baloncesto, que comenzará el próximo sábado, pretendían atraer a las estrellas de la canasta. Pero, las estrellas han desaparecido poco a poco y los mejores baloncestistas del mundo no disputarán el torneo.

Ni Pau Gasol con España, ni Nowitzki con Alemania, ni Parker, Noah y Pietrus con Francia, ni Ginóbili con Argentina, ni Steve Nash con Canadá, ni Kobe Bryant, LeBron James y Dwayne Howard, entre muchos otros, con Estados Unidos, de hecho, ninguno de los que ganaron el oro olímpico en Pekín hace dos años.

Ni Holden y Kirilenko con Rusia, ni Okur con Turquía, ni Yao Ming con China, ni Lorbek y Smodis con Eslovenia, ni Papaloukas con Grecia, ni Siskaukas y Jasikevicius con Lituania, ni Stojakovic con Serbia.

En el Mundial estarán las mejores selecciones, de entre los primeros 21 conjuntos en la clasificación de la FIBA falta Italia, octava, aunque en una aguda crisis, pero no estarán los mejores jugadores del planeta.

Dos de las tres últimas bajas significativas han llegado por lesión: Calderón, en España, y Nené Hilario, en Brasil. La otra, la de Rajon Rondo, en Estados Unidos, la ha decidido Mike Krzyzewski.

El seleccionador norteamericano ha sorprendido a todos porque el base de los Celtics de Boston había cuajado una temporada sensacional. Pero en el partido amistoso contra España no jugó Rondo ni un solo minuto. Según el cuerpo técnico, la baja se debe “a asuntos personales”.

Antes renunciaron por problemas físicos jugadores como Pau, que pidió un alto tras otra temporada agotadora en los Lakers, y Bogut.

En otros casos, las ausencias han llegado por las presiones de los clubes de la NBA a sus jugadores para que renunciaran al Mundial. O, simplemente, porque los baloncestistas han decidido por su cuenta ver el campeonato por televisión. La deserción ha sido un cuentagotas continuo.

Serán 24 los participantes colocados en cuatro grupos de seis conjuntos, clasificarán ocho a octavos de final y cuatro a semifinales y después dos irán en busca del cetro.