• |
  • |
  • END

El 1-0 brillaba en la pizarra. Contra predicciones, el Ferreti “amputó” la magia del Estelí, quebró el embrujo. La multitud no lo podía creer. Después de 32 juegos sin perder en casa, este renovado Walter Ferreti, atrevido, irreverente, igualado, lo había logrado.

Ése fue el gran impacto del domingo en el fútbol superior. Ver al poderoso Estelí, flamante y meritorio Campeón Nacional, doblegado por un equipo que está buscando crecer en forma de amenaza.

Esa victoria del Ferreti, colider del torneo junto con Diriangén, hay que tomarla como una seria advertencia para el futuro inmediato. Ciertamente, el equipo capitalino está en pie de guerra, dispuesto a enfrentar con confianza todo tipo de retos, incluyendo, fajarse y derrotar al Estelí en su patio.

Otoniel Olivas y Omar Zambrana son los protagonistas de la situación. Indudablemente, Real Estelí es el mejor club del país, pero Ferreti fue el más astuto en el partido del domingo, y gracias a eso disimuló el discreto rendimiento del resto de la jornada.

En el juego, el arquero Sergio Chamorro, que estuvo en acción durante 80 minutos, realizó, como siempre, su mejor esfuerzo, pero no pudo evitar el gol de Lucas Piccinini en el segundo tiempo, a los 17 minutos, cuando Estelí trataba de abrir espacios hacia la valla del “Pulpo” Espinoza, ahora garante de la tranquilidad en la cabaña del Ferreti.

Las consecuencias de la caída adquieren una gran trascendencia. No sólo produjo el desmoronamiento anímico de un plantel confiado en el éxito, sino que ya algunos de sus integrantes, severamente golpeados y ansiosos de ajustar cuentas, anunciaron vengarse en la vuelta.

Hay materia prima para alzar nuevamente el vuelo, se espera que la lección se haya aprendido. Al rival se le debe tratar con dureza
Al margen de los atributos que un equipo pueda ostentar, siempre pueden existir rivales que logren contrarrestarlos. Y más si ese adversario es el renovado Walter Ferreti, que se ha convertido en la nueva amenaza, sin dos de sus grandes figuras pero con otras que ya están en condiciones de posar para los medios de comunicación.

Con este triunfo, los capitalinos pusieron fin a una negra racha de 21 derrotas y cinco empates en 26 enfrentamientos. El último triunfo del Ferreti sobre Real Estelí fue el 26/12/99, 1-0, con anotación de Iván Bravo.