•  |
  •  |

Pep Guardiola ya tiene al mediocentro que quería. Javier Mascherano jugará cuatro temporadas en el FC Barcelona, así lo confirman ambos clubes. Mascherano ha realizado cierto esfuerzo económico para que la transacción llegara a buen puerto y ha pagado de su bolsillo parte del traspaso. El Liverpool pedía unos 30 millones de euros frente a los algo más de 20 millones que estaban dispuestos a pagar el Barcelona.

El club inglés ha anunciado esta mañana en una breve declaración en su página web que "el club español ha recibido el permiso para hablar con el centrocampista argentino", que había expresado en reiteradas ocasiones su deseo de abandonar la Premier inglesa. Por su parte, el Barcelona, en una nota colgada en el sitio oficial del club, ha comunicado que informará de los detalles de la operación una vez que el jugador pase el reconocimiento médico.

El volante argentino será presentado probablemente este próximo fin de semana en la sede del Barcelona. Las negociaciones las ha cerrado esta pasada madrugada el vicepresidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu. Guardiola tiene así a su centrocampista de contención para ayudar la labor de Sergio Busquets. Según lo que dijo el entrenador culé, la eventual llegada de Mascherano, que cumplió 26 años el pasado junio, cubriría las necesidades del equipo.

El nuevo fichaje del Barça, el tercero después de David Villa y de Adriano, jugó tres años y medio con los reds bajo las órdenes de Rafa Benítez, que también había expresado su interés para llevarse a Mascherano a su actual club, el Inter de Milán. La del Liverpool ha sido la primera gran experiencia en un gran club europeo de Mascherano, después de una temporada con otro equipo de la Premier, el West Ham de Londres, en la que solo jugó cinco veces. El argentino nacionalizado italiano empezó su carrera en el Atlético de River Plate y vivió una temporada jugando en Brasil, en el Corinthians de Sao Paulo, antes de cruzar el Océano Atlántico para estrenarse en el fútbol europeo.