•  |
  •  |
  • EL PAIS

El caso Ibrahimovic no da tregua. En un comunicado publicado en su página web, el Barça afirma que las manifestaciones públicas que Mino Raiola, representante de Ibrahimovic, ha efectuado en los últimos días suponen un ataque “contra el honor y la integridad moral de nuestro entrenador Josep Guardiola” y “denuncia públicamente esta conducta, por perturbar las relaciones entre el jugador y el entrenador, y afectar a la predisposición del cumplimiento por parte del jugador de sus obligaciones”.

Durante el verano, y especialmente en las últimas fechas, el representante ha protagonizado varias declaraciones que no han gustado a la directiva, como “es más fácil que se vaya del Barça Guardiola que Ibrahimovic” o “Guardiola debería ir a un hospital mental si después de pagar 75 millones por Ibrahimovic no le hace jugar”. Hoy mismo ha calificado como “surrealista” la situación del futbolista sueco, que tras la disputa del trofeo Joan Gamper se quejó de que el técnico no le hablaba.

El comunicado afirma que el club “está valorando la posible resolución del contrato” de representación y gestión que la empresa de Raiola tiene con el club por lo que considera un “flagrante incumplimiento” del mismo. El delantero, cuya venta al Milán está negociando el club y que Raiola ha asegurado que está avanzada -”en el octavo mes de embarazo”-, ha vuelto hoy a entrenarse con el grupo tras ausentarse de la última sesión por unas molestias en el tendón de Aquiles.