•  |
  •  |
  • END

¿Qué esperar de un clásico nacional hoy en el Independencia cuando Real Estelí no luce esa pólvora que en teoría significa tener en el ataque a Samuel Wilson, Rudel Calero y Wilber Sánchez –ausente hoy- mientras Diriangén aún no muestra un fútbol que pese ante los llamados equipos grandes? Norteños y diriambinos vienen de caer ante el actual líder, el Ferreti, y lo lamentable es que dominando sus respectivos partidos ante los rojinegros fueron incapaces de hacer daño como para inclinar la balanza a su favor.

Para Estelí las cosas han estado peor, ni siquiera tienen goles en sus últimos dos duelos. Ante el América, en Estelí, terminaron 0-0 con Elmer Mejía fallando un penal y lo mismo ocurrió contra Ferreti el domingo pasado, pese, insisto, a que dominaron el juego.

Pero los capitalinos una vez más, al igual que lo hicieron vs. Diriangén, demostraron que frente a los peores adversidades saben salir a flote y lograron sacar un triunfo 1-0.

Ausencias. Estelí no tendrá a su disposición las piernas más veloces del torneo. Wilber Sánchez no jugará por acumulación de tarjetas, sin embargo, se supone que la presencia de Wilson y Calero podrían bastar si estuvieran en su mejor forma, pero no es así.

Otra baja sensible en los norteños es el defensa Irwing Guerrero que se lesionó la rodilla entre semana y además el también catracho Misael Ruiz, quien está en su país por el fallecimiento de un hermano. Diriangén no contará con dos piezas fundamentales en el centro del campo: Remmy Vanegas y David Sólorzano.

Expectativas. Para ambos es vital ganar para recuperar la confianza. Pero no se puede obviar que en pocas ocasiones en un clásico los clubes arriesgan como deberían hacerlo dos conjuntos de calidad. Diriangén está en la segunda posición del torneo con 12 puntos, mejor que el quinto y las 8 unidades del Estelí. Ganar un clásico siempre pesa más que cualquier otro duelo de temporada regular.