•   ESPAÑA/EFE  |
  •  |
  •  |

El flamante proyecto que encabeza el portugués José Mourinho en el Real Madrid, con el reto de devolver el prestigio perdido en Europa y acabar en España con la hegemonía del Barcelona en Liga, arranca en Mallorca, ante un nuevo equipo dirigido por Michael Laudrup, que tiene la difícil tarea de igualar la brillantez de la pasada temporada.

El estadio de Son Moix, esta temporada llamado Iberostar Estadio, centra los focos ante el esperado estreno oficial del Real Madrid de Mourinho. Los primeros pasos de un equipo en formación ante un rival que ha perdido a gran parte de las que eran sus señas de identidad.

Porque es Laudrup, precisamente, y en contra de sus deseos, el gran referente de un Mallorca descalabrado, con bajas de jugadores decisivos, como Aritz Aduriz, Borja Valero y Felipe Mattioni, y sólo dos fichajes, el argentino Fernando Cavenaghi y el holandés Jonathan De Guzmán, además de los brasileños Edson Ramos y Joao Victor, que superaron una prueba antes de estampar su firma.

Son Moix suele ser un terreno propicio para los madridistas. La temporada pasada ganaron 1-4 con tres goles del portugués Cristiano Ronaldo, que jugó un partido memorable, y han iniciado en dos ocasiones la Liga en la isla con sendas victorias en las temporadas 1999-2000 y 2004-2005.

Aunque no se olvida de que la última derrota en la isla, el 26 de febrero de 2006, provocó el fin de la primera etapa de Florentino Pérez como presidente blanco.

El nuevo Real Madrid de Mourinho, es el único equipo de Primera división que no ha perdido en su pretemporada, pero a sus buenos números debe añadirle una mejoría en su juego. Se acabaron las pruebas y Mallorca es el inicio de la exigencia en un club en el que cada tropiezo genera terremotos.

Racing promete trabar al Barcelona

El Racing de Santander, según adelantó su técnico, Miguel Ángel Portugal, afronta la visita del Barcelona al Sardinero con la intención de plantar un partido “trabado” que haga que los actuales campeones de Liga estén incómodos.

Un objetivo claro sobre el papel, pero difícil de conseguir según reconocen los cántabros que aún recuerdan la clara derrota que encajaron en casa ante el Barcelona, precisamente por hacer todo lo contrario de lo que ahora pretenden, ya que en aquel partido apenas hicieron una decena de faltas y estuvieron excesivamente contemplativos.

Después de la exhibición de fútbol del Barcelona en la vuelta de la Supercopa de España contra Sevilla, el club azulgrana ha vuelto a enviar un mensaje a sus rivales de que nada ha cambiado desde que acabó la Liga anterior, aunque quizá sí una cosa que suma para el Barça: David Villa en lugar de Ibrahimovic, quien ya se marcha a Milan.

Con la partida de Ibra, el Barcelona estrenará delantera con Villa, aunque después de los últimos partidos no se espera que el conjunto de Guardiola fije un ariete estático como cuando jugaba el sueco, y sí un delantero con libertad, como cuando juega Messi.