•   Londres / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El Manchester United se dio un festín ante el West Ham con un 3-0 en Old Trafford, donde Wayne Rooney recuperó la confianza tras cuatro meses sin marcar gracias a un penalti que supuso el primer gol de los “Diablos Rojos”, ahora terceros en la tabla.

El conjunto de Alex Ferguson ofreció un ejemplo de superioridad desde los primeros instantes, del que quedó constancia con los goles del portugués Nani y del búlgaro Dimitar Berbatov.

Pese a la derrota del West Ham, la cita sirvió para que su portero, Robert Green, vilipendiado por su fallo en el Mundial de Sudáfrica que regaló el empate a Estados Unidos, mostrara al seleccionador de Inglaterra, Fabio Capello, dos decisivos despejes de Nani y Darren Fletcher en la primera parte. El último campeón de la Premier League, el Chelsea, firmó ayer, tras un duro trabajo, su tercer triunfo en otros tantos partidos de Liga, ante un Stoke City que impuso una resistencia inesperada en un duelo con debut para el brasileño Ramires Santos.

Después de dos 6-0 seguidos, el conjunto de Carlo Ancelotti no pudo repetir goleada y, frente al Stoke, tardó más de media hora en romper el cerrojo del rival e incluso Frank Lampard desperdició un penalti en el minuto 11, despejado por Thomas Sorensen.

El Chelsea no pudo estrenar el marcador hasta el minuto 32, pese a que el control del partido era suyo desde mucho antes, como reflejaban los cinco saques de esquina que disfrutó en la primera media hora, sin ninguno a favor de sus contrincantes.

La contundencia del Chelsea, que acumula 31 tantos sin réplica en los últimos seis partidos disputados en Stamford Bridge, afloró cuando el ex capitán de la selección inglesa John Terry se anticipó a la acción del Stoke y dio una asistencia al francés Florent Malouda, quien ejecutó un potente lanzamiento con la derecha que supuso el primer gol.

Los últimos campeones de la Premier, entre los que jugaron el brasileño Alex como titular y el nuevo fichaje del mismo país, Ramires Santos, desde el minuto 85, sumaron el segundo tanto en el 77, gracias a un penalti provocado por el guardameta Sorensen sobre Didier Drogba.

Su victoria les permitió seguir líderes en la tabla, pero el resultado estuvo muy lejos del 7-0 conseguido en ese estadio y ante el mismo combinado el pasado 25 de abril, día desde el que ha perdido ningún partido de la competición liguera el Chelsea.

Su última derrota (por 2-1) fue ante el Tottenham una semana antes, el 18 de abril, en White Hart Lane, donde precisamente ayer los “Spurs” se vieron superados sorprendentemente por el Wigan del español Roberto Martínez.

El Tottenham salió a su campo con la seguridad que le aportó esta semana el pase a la Champions League, pero fue incapaz de imponerse a un equipo que había recibido diez goles en contra en los dos primeros partidos de Liga.

La primera y única opción clara de gol en la primera parte fue ya para el Wigan, tras un saque de esquina del colombiano Hugo Rodallega en el séptimo minuto que respondió Steve Gohouri y chocó contra el larguero.

El mismo delantero, Rodallega, fue quien dio el gol de la victoria a los “latics”, a sólo diez minutos del final.

Así, el club del norte de Inglaterra que ganaba por primera vez en el estadio londinense, logró salir de la zona peligrosa de la tabla.