•  |
  •  |
  • END

La esperanza es el mejor alimento del corazón, perseverar muchas veces permite alcanzar los sueños. Ciertamente Nerys Espinoza está en una fase de su carrera que visita la frontera del fin, sin embargo, muy dentro de él existe una fe inquebrantable que lo motiva a seguir adelante.

Este púgil pinolero de 29 años y 10 de carrera profesional en el boxeo, intentará abrir este próximo sábado 4 de septiembre en Mar de Plata, Buenos Aires, Argentina, la puerta que lo coloque en un escalafón que muchos desean, pero pocos lo consiguen: ser campeón mundial.

Nerys irá tras el cinturón de las 108 libras FIB, que posee el argentino Luis Lazarte y que lo obtuvo en mayo de este año al derrotar por decisión dividida a Carlos Tamara.

“Estoy consciente que es mi última oportunidad, por eso le he puesto muchas ganas a mi preparación. Quiero coronarme y pienso que he hecho todo para que esa noche pueda lucirme y regresar a Nicaragua como el onceavo peleador en conseguirlo”, indicó Espinoza.

El púgil capitalino ha tenido dos chances de título minimosca (108 libras). La primera en 2005 frente al panameño Roberto ‘La Araña’ Vásquez por el fajín AMB y perdió por decisión unánime, la segunda fue en 2008 contra Ulises “Archi” Solís, por la corona de la FIB y fracasó de la misma forma.

“Todo lo que pasó lo dejó ahí, en el pasado, ahora es momento de ver adelante y con la certeza en Dios y mi trabajo que la tercera es la vencida”, agrega.

El actual campeón argentino, Lazarte, es un peleador veterano de 39 años, con registro de 47 victorias (18 KO), 9 derrotas y 1 empate. Su frecuencia noqueadora es un indicativo que no tiene poder, en cambio el nica tiene a su favor su fuerte golpeo. Nerys lleva 29 triunfos (20 KO), 5 fracasos y un empate.

“Este es mi gran oportunidad, el rival está al alcance y creo que le haré mucho daño con mi golpeo”, dijo Espinoza, quien viaja hoy a Argentina con sus entrenadores Arnulfo Obando y Luis Mena.