•   Puerto Rico / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El mexicano Giovanni Segura se convirtió hoy en doble campeón de la división junior mosca al defender su título de la Asociación Mundial de Boxeo, quitarle el invicto y arrebatarle al puertorriqueño Iván Calderón su campeonato de la Organización Mundial de Boxeo por fuera de combate en el octavo asalto.

Calderón dominaba ampliamente la pelea hasta que Segura encontró la manera perfecta al llevar a su rival a su esquina y conectarle buenas combinaciones al cuerpo y rostro hasta que puso su rodilla izquierda como protección y el árbitro José H. Rivera le contó los diez segundos reglamentarios sin poder reincorporarse.

La pelea culminó al minuto 1:34. Dos de los jueces tenían a Segura adelante en las tarjetas 67-66 y 68-65, pero el boricua Carlos Colón, 69-64, en el cartel efectuado en el coliseo Mario ‘Quijote’ Morales de Guaynabo, ciudad aledaña a San Juan.

Segura sostuvo luego de la pelea, que su plan lo pudo concretar cuando reconoció que no se quiso “manipular” por la forma de boxear de Calderón, y que ahora está listo para pelear contra cualquiera en las 108 ó 112 libras (49 ó 51 kilos) para “darle peleas buenas a la gente y no aburridas”.

Calderón, de 35 años, había defendido en seis ocasiones el cinturón que expuso contra Segura, mientras que también lo hizo doce veces en el peso mínimo de la OMB.

El boricua, por su parte, reconoció que no sentía sus manos en los primeros asaltos, pero que aún así sacó todas las fuerzas para boxear e irse en el ‘toma y dame’ contra Segura.

“Demostré al público donde es que los hombres y niños se separan, pero no fue la mejor decisión. Regresaré como los mejores campeones. Segura no tiene estilo ni movimiento ni estilo, pero tiene un buen corazón”, apuntó Calderón.

Ambos gladiadores entraron agresivos al combate, aunque Calderón demostró en los últimos segundos del primer asalto su boxeo de esquivar con buena velocidad los golpes de Segura y atacando la cara a pesar de la diferencia en estatura. Segura le seguía corriendo y tratando de ‘cortarle’ el cuadrilátero al boricua en el segundo asalto, pero Calderón hacía todo lo posible para detenerle el patrón de pelea, para que fallara los lanzamientos al rostro y así comenzaban los ‘olés’ del público.

Calderón continuó en la tercera vuelta con su constante en plan de ‘correr y que no me de’ el oponente, haciendo que Segura comenzara a frustrarse y verse un poco más fatigado al irse detrás y correrle al boricua.

La acción se puso más emocionante en el cuarto asalto cuando Segura tiraba sendas combinaciones al rostro de Calderón, pero como arte de magia no le llegaban, mientras que el puertorriqueño le contestaba con buenos ganchos de izquierda a la cara, frustrando al azteca.

Parece que Segura encontró en el quinto asalto la manera perfecta para liquidar a Calderón al conectarle de manera efectiva golpes en la cara y al cuerpo o era un plan del boricua para que el mexicano se cansara. Calderón recibió un puño en el ojo al sonar la campana que pareció que le hizo bastante daño a su visión.

El golpe al ojo a Calderón pareció que no le hizo tanto daño como se pensaba, pues en el siguiente capítulo, apoyado por el coreo de su primer nombre de las miles de personas que se dieron cita a la pelea, lo estimuló a continuar buenos golpes al rostro de Segura.

Luego de un séptimo asalto donde no hubo tanta acción como en los anteriores, finalmente llegó el último episodio para dar fin con la reyerta.