•  |
  •  |
  • END

No me digan que estos Padres que admirablemente nos han mantenido con la boca abierta y rascando nuestra cabeza, van a quedarse sin piernas en la recta final del exigente maratón de seis meses. ¿Será que no revisaron el tanque de gasolina, y ahora el motor no responde a la presión del pie sobre el acelerador, con los Play Offs a la vista?

Por largo tiempo, los Padres han estado cobijados por un realismo mágico. Antes de levantarse el telón en abril, nunca fueron considerados aspirantes a la postemporada, pero llegó el momento, en que mostrando una consistencia insospechada con siete juegos de ventaja sobre rivales debilitados, dieron la impresión de ser una certeza.

Ellos podían ganar a pellizcos o con el punch de Adrián González, aprovechaban cualquier descuido de los enemigos o se aferraban a pequeñas diferencias con uñas y dientes, pero sobre todo, dependían de un pitcheo valiente, aprieta tuercas. Súbitamente, todo eso ha dejado de funcionar y anoche, frente a los Cascabeles de Arizona sufrieron su séptima derrota consecutiva.

La culpa fue de Brandon Allen, llamado unas horas antes de las Menores, quien corrió, realizó una estupenda atrapada decapitando un batazo de Chase Headley, y se voló la cerca con bases llenas contra Luke Gregerson, empujando al equipo del sótano hacia una victoria por 5-2 sobre los preocupados Padres, perseguidos por los Gigantes a tres y medio juegos y los Rockies más atrás, pero todavía con tiempo para hacer girar la tabla de posiciones.

Los Yanquis retuvieron la diferencia de un juego encima de Tampa en el Este de la Liga Americana, venciendo 4-3 a Oakland con el salvamento 28 de Mariano Rivera y el triunfo 10 de A. J. Burnett, neutralizando la victoria de los Rays por 2-1 sobre el batallador Toronto, apoyándose en el pitcheo del fuerte aspirante al Cy Young, David Price, estelar de los Rays. El cerrador Rafael Soriano, con su rescate 40, aseguró el triunfo 16 de Price ahora con 2.92 en efectividad.

En Cincinnati, el joven zurdo cubano Aroldis Chapman, con pitcheos violentos que alcanzaron velocidades de 103 millas, colgó un cero a Milwaukee en relevo de Johnny Cueto, y se apuntó su primer éxito como big leaguer.

Los sorprendentes Rojos con 8 juegos encima de los Cardenales, se impusieron 6-1, en tanto, Manny Ramírez conectó un hit en su debut con los Medias Blancas que derrotaron 6-4 a los Indios, y siguen a tres y medio de Minnesota, equipo vencedor de los Tigres por 2-1 en duelo que se alargó a 10 entradas.

Los Rangers de Texas, cada vez más firmes en el Oeste de la Americana, liquidaron 4-3 a los Reales de Kansas con gran faena de Tommy Hunter (12-2) y el salvamento 34 de Neftalí Feliz, y los Bravos siguen mandando en el Este de la Liga Nacional imponiéndose 4-1 a los Mets, pero los Filis, que doblegaron 5-1 a los Dodgers con Roy Oswalt lanzando, son temibles perseguidores a sólo tres juegos.

dplay@ibw.com.ni