• |
  • |
  • END

En tiempos en que el hombre ha logrado resultados significativos a través de la tecnología, donde la comunicación es la mejor forma de entendimiento y la ley del más fuerte es considerada un absurdo, resulta ‘cómica’, la toma de decisiones de la Federación Nicaragüense de Fútbol (Fenifut).

Aquí, sí aquí, donde el fútbol sigue sumergido en las telarañas de la mediocridad, Fenifut no copia lo bueno del extranjero y considera que sancionar a los jugadores que no se reportan a la Selección Nacional, es la mejor manera de proceder.

El fin de semana, en nota de prensa de la Fenifut, se convoca al delantero del Real Estelí, Samuel Wilson, a quien hace menos de tres meses se le castigó con cuatro fechas sin jugar en el torneo de Apertura por no haber acudido a una invitación a la tropa Azul y Blanco. No asistió por problemas personales.

La imagen que deja Fenifut es triste, porque sus invitaciones son coercitivas, presionan al jugador para que asista a la selección. “Ya me reporté, estoy en Diriamba”, dijo vía telefónica Wilson, quien además afirmó que no estaba autorizado a brindar declaraciones a los medios porque el español, Enrique Llenas, debía autorizarlo. Ojalá que no lo castiguen por faltarse a esa disposición.

¿Te sentiste obligado a reportarte?

“Si no hubiera querido venir, no vengo, aunque ya me habían sancionado una vez y si no lo hacía esta ocasión, me dijeron que el castigo sería de dos meses”, dijo Samuel.

Así las cosas en nuestro futbolito, a Wilson, si no acudía a los entrenamientos de la Selección Nacional le metían ocho domingos sin jugar y al hondureño Armando Cruz, quien fracturó la nariz a un árbitro, lo sancionaron con 12 fechas. ¿Qué les parece?.. De Ripley.