• MLB.com NUEVA YORK |
  • |
  • |
  • END

El domingo pasado, después de la derrota de los Yankees por 3-4 ante los Orioles en 11 entradas, el abridor Andy Pettitte repitió un refrán conocido, pero rara vez usado.

"Es la misma historia cuando (Rivera) malogra un salvamento -- sirve para recordarte que es un ser humano", dijo Pettitte después de que la falla del cerrador panameño Mariano Rivera le costara el triunfo.

En sus últimas 10 presentaciones, Rivera ha permitido cuatro carreras y siete hits en 4.1 innings de labor. En ese tramo ha malogrado un par de oportunidades de salvamento en lo que se convertirían en derrotas de los Yankees contra los Rangers y los Orioles.

El istmeño también ha tenido problemas con su control. En Texas otorgó dos boletos y golpeó con un lanzamiento a Jeff Francouer para forzar la carrera de la derrota. El lunes contra los Rays golpeó a otro bateador.

No obstante, el coach de pitcheo de los Yankees, Dave Eiland, asegura que no está angustiado.

"Eso es lo que menos nos preocupa", dijo.

A lo largo de su carrera, septiembre ha sido el peor mes para Rivera con respecto a su promedio de carreras limpias. De por vida, su efectividad en 162 partidos en septiembre es de 2.47, peor que en cualquier otro mes. Pero eso no ha impedido que dé la cara en octubre.

"(Rivera) lleva más tiempo en esto que cualquiera", dijo Eiland. "Sabe lo que necesita hacer (para prepararse para la postemporada)".

El lunes, Rivera lanzó en un partido por tercera vez en cuatro días, algo que el manager Joe Girardi en general trata de evitar.

Girardi se ha desviado de sus propias normas, ya que del 17 al 20 de septiembre, el relevista David Robertson hizo tres presentaciones en cuatro días.

"Creo que a estas alturas de la temporada no te puedes arriesgarte a que alguien se lesione", dijo Girardi en defensa de su filosofía con respecto al bullpen. "No es algo que me guste hacer".